Nubarrones en el país, ¡despejémoslos!

Por Venecia Joaquin
Nubes grandes, densas, oscuras, separadas una de otras, están invadiendo
el territorio nacional; siembran antivalores; amenazan con desastres; hay
pánico en la población. Los nubarrones son variados; algunos afectan el
cuerpo, pero todos van directo al alma. Dentro de ellos, tenemos: el
coronavirus; la difteria; bebidas adulteradas; homicidios; violencia de
género; alza en precios de la canasta familiar; cambios inesperados en el
sistema de educación, salud, producción; pobreza, desempleos; injusta
distribución de la riqueza; corrupción, impunidad; delincuencia,
inseguridad; contenido musical alienante; comunicadores que
extorsionan; padres de familias poco ejemplares; etc.
Estos nubarrones mantienen la sociedad aturdida, estancada; inmersa en
profunda tristeza, confinada. ¿Cómo combatirlos? Necesitamos que las
riendas del poder político, religioso, social, etc.., se manejen con firmeza y
coraje; con objetividad, con sabia visión; con criterios normativos, no
personales, pensando en el alma de la nación. El Estado, las iglesias, las
familias, los diferentes sectores, deben tomarlas con valentía, para
despejar el panorama, estableciendo una plataforma transparente,
estable, que inspire confianza.
Indiscutiblemente, que el gobierno, especialmente, el presidente de la
Republica, se esfuerza por quitar nubarrones, algunos nunca vistos, como
el coronavirus. A las iglesias, necesitamos verlas más activa y concentrada
en su misión de cuidar el alma, el espíritu; inyectando fe y amor; no en el
rol de políticos demagógicos. La población hace aportes, cambiando su
estilo de vida; acostumbrada a compartir mangú, sancochos, asados y
tragos; a saltar entre árboles, ríos, playas, se ha visto precisada a estar
confinada en sus viviendas, la mayoría estrechas y en malas condiciones,
afectando su mente y la armonía familiar.
Es obvio que los nubarrones afectan directamente el alma de la población;
los líderes religiosos deben asumir su liderazgo con más firmeza y coraje;
no solo deben encerrarse a orar; deben abrir los templos, para que los
feligreses tengan otro lugar para interactuar, para reflexionar sobre las
lecciones que se desprenden de estas nubes oscuras, de estos pellizcos al

alma; y con el debido protocolo, unir sus oraciones y recibir un baño de
fe y esperanza.
Urge que cada persona e instituciones, aporte energías positivas; que los
comunicadores sociales envíen mensajes creíbles, sin extorsionar; que se
escuche música alegre, de sano contenido; que la justicia actúe en buena
lid. Afortunadamente, los agricultores siguen labrando la tierra, con
entusiasmo; los empresarios dinamizan los negocios; el gobierno busca
cuidar la educación, salud, la producción.
Aferrémonos a Dios; con su ayuda, despejaremos los nubarrones; se
iluminará el firmamento y la sociedad aprenderá las principales lecciones:
amar, compartir y respetar el prójimo; evitar la ambición e injusticia social.
De esta manera, luces brillantes de fe y esperanza, iluminaran los
espacios. Recordemos que la vida es una y termina; lo material se acaba;
lo más valioso es la paz espiritual. No importa los nubarrones que azoten
el mundo, cada persona, cada familia, acorde con sus posibilidades, debe
eliminarlos del jardín de su hogar, para llenar de luces y alegrías, el vergel
nacional.

(Visited 15 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas