La Naturaleza Humana de la Masa

El político es una especie insensata, venera la grandeza de su falacia olvida y desprecia la naturaleza de la masa que lo llevaron al poder, en una sociedad amorfa cómplice de políticos mañosos, que empobrecen estos pueblos de América latina que no siempre han sido pobre hace muchos tiempos, Uruguay, Venezuela, Argentina y Cuba gozaban de gran riqueza, casi comparada con la de países desarrollados, situación que se ha perdido por las decisiones de algunos de esos gobiernos reaccionarios que se entregaron a los brazo del capitalismo quienes se empeñan en mantener a esos pueblos sumidos en la más espantosa pobreza; mientras qué países como Chile y Perú con política neoliberales, México y Brasil están haciendo grandes esfuerzos por mejorar sus atraso, Brasil y México se encuentran en proceso de ser futuras potencias capitalistas. También podemos señalar que la pobreza no tiene causa puesta que es un estado natural del hombre y la sociedad. En tanto que la riqueza ha permitido a los ricos superar la esperanza media de vida, pero el que nada tiene anda de mano con la muerte.

Asimismo, hacer énfasis en tres factores importantes para fomentar el desarrollo: libre competencia, esfuerzo individual y disciplina en el trabajo.

Lo que mantiene el hombre libre es la vida ¿Por qué el hombre no tiene libertad? ¿Por qué no tiene propiedad? En la democracia no hay libertad. Es ficticia indolente, mercantilista degenerada y corrupta. En todo caso la democracia tal y como la conocemos es un sistema al servicio de los grandes monopolios empresariales, mientras las clases obreras son instrumentos que le producen grande riqueza, después son liquidados sin pensión se la niegan, cuando es un derecho laboral que a ellos por ley le corresponde, no tienen derecho a nada para que el hombre tenga igualdad hay que distribuir mejor la riqueza. La clase marginada son esclavas no tienen garantía, si no hay justicia social no hay igualdad. Los políticos debilitan el carácter de la masa desposeída que no tienen ideales son amorfa llamarada de tusa, los pueblos cuando no tienen disciplinas de lucha están condenada a la pobreza a la opresión y a la miseria. Son pueblos sometidos sin libertad económica esclavos de un sistema, donde no hay izquierda ni derecha lo que impera son pueblos excluidos y explotados de manera inhumana. Esta son sociedad corporativa donde no tenemos valor pues no somos dueños de propiedad, cuando buscamos la palabra capitalismo significa libre mercado y mercantilismo ¿Cuál mercado libre? Aranceles de privilegio, esclavitud mental y monopolio. Estos son pueblos gobernados por sociópatas vulgares son verdaderas pandemias de globos de burócratas, privilegiados consuetudinarios.

El libre mercado nunca ha existido eso es mercantilismo medieval, solamente los pueblos imbéciles creen en la oferta que le hacen los candidatos, que el estado le va a resolver todos sus problemas y así ganan elecciones estos engañadores, con sus ideas de cambio, pero el cambio tiene que partir por la mente humana, pero no por la oferta de un político.

A lo largo del siglo XX, la filosofía muestra un creciente interés en el estudio del individuo como realidad social. El hombre no ha aprendido, no ha escuchado lo llamado que la historia tiene que contar y lanza revoluciones sociales, políticas y culturales que muchas veces no triunfan porque no escucha no aprenden, por lo que tropezará con sus mismos errores una y otra vez. Estos son pueblos satisfechos, apáticos, incluso conformistas; no se marcan metas, es como si ya hubieran llegado a donde tenían que llegar.

Mientras que los políticos del cambio buscan ser originales y no aceptan ninguna realidad superior a ellos la aristocracia no acepta que la chusma pueda opinar y general ideas, porque no son seres pensantes eso es privativo de los poderosos, estas son sociedades desvalorizadas con grandes desigualdades, mientras que la riqueza de los ricos viene de las pobrezas.

La historia nos ha hecho ver que la democracia se sienta sobre una afirmación: servir a favor de los grandes monopolios mercantilista neoliberales.

La democracia lo que hace es sepultar estos pueblos sin derecho engañado con el cuento del discurso del desarrollo económico-político, es decir, de la sociedad industrial, que no es más que el símbolo de la explotación de la masa obrera, ya el comunismo, no es la amenaza de la sociedad, sino, por el contrario, ahora es el capitalismo, que lo ha sido siempre, igual que el comunismo, pues ni el capitalismo ni mucho menos el comunismo son la solución para estos pueblo sin destino víctima de la más cruel y criminal explotación, a la naturaleza de la masa humana.   

Entradas relacionadas