La Democracia un Lujo de Rico

Atenas fue una de las primeras ciudades en establecer la democracia alrededor de 336 a. C (aunque algunas investigaciones antropológicas sugieren que, probablemente, los comportamientos democráticos fueron habituales en algunas sociedades sin estado mucho antes de la época de esplender de Atenas). Textualmente entonces, “democracia” significa “gobierno” del pueblo. ¿Qué es la democracia? ¿Qué clase de gobierno es el gobierno democrático? La mejor definición de la democracia sigue siendo sin duda la que dio Pericles, cinco siglos antes del nacimiento de Cristo, en su famosa “Oración fúnebre” ante las víctimas del Peloponeso.

“La Constitución se llama democrática dijo el héroe de Salamina en ese celebre discursos porque su fin es la utilidad del mayor numero y no la de una minoría”. Si nos atenemos a esta definición, puede decirse que la democracia es un sistema que solamente existe en teoría, porque la misma es un “lujo de rico”. Pericles, el genio griego que quiso hacer de Atena una República de hombres libres y felices, que una Constitución sólo puede considerarse democrática, cuando su fin es la utilidad del mayor numero y no de la minoría de poderosos, que la tienen como un tesoro de bienestar de sus ambiciones de medidas, la democracia es la economía del capitalismo que le impone la dictadura de sus sistemas al proletariado, que vive suspirando en vano por el advenimiento de justicia en el paraíso del capitalismo de la endemoniada democracia privativas del ser humano. La doctrina de este sistema democrático se sustenta en los hombros del capital financiero y del empresariado que se oponen a las transformaciones sociales no admiten eso cambio, pues solamente al través de la violencia se puede alcanzar en esta materia logros positivos, otros que somos por fortuna la mayoría, y creo que esa lucha puede llevarse a cabo mediante una revolución en cabezada por la voluntad popular y la fuerza viva de la nación sería capaz de desafiar victoriosamente esos obstáculos y de vencer esas dificultades. Es hora ya, de que nuestro pueblo pruebe su gallardía cívica suficiente para sustituir con decoro en sus posiciones directivas a las generaciones que en los últimos tiempos han conducido los destinos de la República. Frente al espectáculo desalentador de la patria que se hunde, socavada por una democracia de odio, que quebranta los derechos humanos y atenta contra los que protestan por sus derechos y reivindicaciones son víctima de crueles represalias. Por un sistema nazis fascista como es la democracia.

No hay un solo caso, en la historia de la democracia capitalista, en que los pobres hayan salido beneficiados cuando las clases necesitadas luchan por los problemas que los agobian son acusados de conspiradores y de agitadores violadores de la tranquilidad y ¿Puede haber paz? Donde no hay derecho, donde hay hambre, donde no hay justicia, una democracia que llena sus arsenales de bayonetas para poner una en cada pecho con rencor y en cada boca con hambre, pues estamos en un callejón sin salida al que nos han llevado las ambiciones de una oligarquía empresarial burguesa representada por jerarcas millonarios que imponen su ley, en un país que ha perdido al sentido de la historia, desde la Colonia a nuestros días, es un grupo de mercaderes que se hacen políticos para espelucar con el dinero del pueblo, y un pequeño circulo de jerarcas aristocratizantes que ha logrado sobrevivir como un animal prehistórico al cataclismo de una democracia que actúa como un agente disolvente y paralizante sobre la voluntad del pueblo, ante las inciertas perspectivas y ante los negros nubarrones que rodeen el destino de la patria en estos momentos de incertidumbre, la única salida que tiene el pueblo es la lucha de la cual depende el futuro de la nación, es liquidar para siempre el lujo de una democracia de rico, aniquiladora de los seres humano.     

(Visited 1.058 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas