“Cual Reforma a la Policía Nacional”

El origen de la policía no se sabe quién la inventó la palabra policía procede del griego polieta, de polis sus inicios se remontan a miles de año en el tiempo. La primera constancia de algo parecido a un cuerpo de policía la obtenemos de los tiempos del Egipto Faraónico, hace unos 4 mil años, en la cual existían grupos organizados por el faraón dedicado a perseguir y castigar ciertos delitos cometidos.

En Roma, bajo el emperador César Augusto era una especie de guardia pretoriana compuesta por mil hombres.

Durante la Edad Media, el orden dependía de cada Señor feudal era una especie de aguacil a su servicio que se encargaban de mantener el orden de una forma dictatorial.

En el 1804, Joseph Fouché, fue el jefe de la policía de Napoleón Bonaparte, la primera policía uniformada de la historia fue en parís en el 1829 y se le llamó Sergents de Ville, cuya traducción es “agente de policía”. Y en nuestra América, la primera policía fue la Toronto Police del Canadá, en 1834 en Estados Unidos, la de Boston, creada en 1838 seguida de New York en 1844 y en Filadelfia en 1854, en España en 1824 por decreto del Rey Fernando VI.

Cabe señalar que la policía tuvo su origen en Roma, dos siglos A… C. Cuando se formó un cuerpo de ediles.

Nuestra policía fue fundada por Trujillo el 2 de marzo en 1936 con el nombre de la 41 y su jefe era el coronel Miguel Ángel Román Paulino, este coronel era de horca y cuchillos, pues los fines de esa policía era para sembrar el miedo y el terror y de esta manera mantener en el poder a Trujillo, mejor dicho la convirtieron en una carnicería no en un cuerpo de orden apegado a la ley y confiable, sin lugar a duda que estamos ante un peligro latente, porque el presidente Luis Abinader dijo la situación se podría empeorar ante de mejorar, que ante de completar la desmantelación de la policía nacional la situación podría traer consecuencia impredecible, porque hay muchos poderosos por el medio llevar a cabo disolver la policía sería el caos y la incertidumbre se apoderaría de la nación porque en la policía es que descansa la seguridad de la sociedad, por lo tanto no podemos permitir que la misma sea desmantelada, yo entiendo que la seguridad pública es una necesidad de todos, que debemos desenvolvernos en nuestra vida cotidiana ¿Por qué se plantea este problema en estos precisos momentos en este gobierno, de disolver la policía, cuando el problema de la policía no está básicamente en sus organismos estructurales sino, más bien, en el sistema delincuencial de la mal llamada democracia? ¿Por qué la prisa de formar una comisión de 21 personas que tendrán la encomienda de hacer un análisis de la estructura policial? Por otro lado el presidente Luis Abinader señaló que la desmantelación de la policía nacional va “cueste lo que cueste y me cueste el cargo como comandante de las fuerzas armadas y la policía nacional y por su puesto el poder, pero todo esto es un plan muy bien orquestado por sectores poderosos que quieren la cabeza de la institución de la policía para crear una policía militar como en Haití donde se desmanteló el ejército y la misma policía, la muerte a tiros de los esposos evangélicos y la del coronel piloto de las fuerzas Aéreas Israel Rodríguez Cruz, que fue asesinado, por la policía estos casos no han sido a lo loco, todo obedece a una trama política para liquidar la policía nacional y tomando una gran mayoría de soldados y convertirla en una poliguardia, de esta manera quedan desmantelada la Fuerzas Armadas y la policía nacional. Esa comisión que fue nombrada para legalizar esa conjura, serán los responsables de lo que aquí va a pasar si esto llegará hacer una  realidad, pues está flamante comisión es enemigas históricas de la policía y las fuerzas armadas, además son seguidores del cambio que llevó Luis Abinader al poder, serán los grandes responsables de la tragedia de este pueblo y de los ríos de sangre que aquí va a correr, pues nuestras policías y fuerzas armadas que habrán bien los ojos antes esta conjura macabra que esta viento en popa y a toda vela en la tierra de Duarte, con la mal llamada reforma de la policía nacional, cuando la misma no es una reforma, sino una desmantelación de ese cuerpo de policía.                           

Entradas relacionadas