Biden y su Propuesta de Inmigración.

Lorraine E. Pérez, Abogada de Inmigración en EE. UU.
 
Existe alivio y cierta alegría en la comunidad inmigrante y sus defensores, debido a la propuesta
de una reforma migratoria que ha sido introducida en el congreso, por el recién juramentado
Presidente Joe Biden. Durante su campaña hizo del tema migratorio una prioridad, y lo ha
demostrado, escogiendo la reforma migratoria como uno de sus principales temas en los
primeros días de su mandato.
 
Se espera que el nuevo presidente pueda deshacer cientos de normas, a través de órdenes
ejecutivas, emitidas por la administración anterior. Si bien esto es un gran esfuerzo para lograr
en un corto período de tiempo, dada la drástica cantidad de cambios realizados por la
Administración Trump, el plan del Presidente Biden, señala el compromiso de honrar nuestra
historia de inmigración. Los defensores de los derechos de los inmigrantes entienden que no
será fácil deshacer algunas de esas políticas de la administración anterior, sin embargo, se
mantienen optimistas.
 
A pocos días de haber presentado su propuesta, el Presidente ya enfrenta críticas de los
partidarios de la pasada administración. Algunos legisladores republicanos desde ya se oponen
al plan del Presidente Joe Biden, argumentando que sería una amnistía masiva para las
personas que están ilegalmente en los Estados Unidos, lo que indica que la medida presentada
por el presidente enfrentará una pelea feroz en el congreso, que está siendo controlado por los
demócratas por el menor de los márgenes. El senador por Iowa, Chuck Grassley, el republicano
de más alta jerarquía en el comité judicial del Senado, indicó “una amnistía general sin
garantías y sin ataduras no tendrá un buen comienzo.”
 
Con órdenes ejecutivas, el nuevo presidente ha protegido a los ‘soñadores’, revocó la orden del
Presidente Trump de impedir que los no ciudadanos fueran contados en el censo, anuló la
orden que presionaba con esfuerzos agresivos a encontrar y deportar a los inmigrantes ilegales.
Así mismo, terminó con el impedimento de entrada para personas de varios países
predominantemente musulmanes, y detuvo la construcción del muro.
 
Bajo la posible legislación, aquellas personas que viven en los Estados Unidos sin estatus legal,
al 1ero de enero del año en curso, podrían aplicar por un estatus temporal con la habilidad de
solicitar una residencia después de 5 años, si pasan las verificaciones de antecedentes, han
pagado sus impuestos y completan otros requerimientos básicos. Luego que tengan la tarjeta
de residencia, podrían buscar la ciudadanía tres años después. Los soñadores, los titulares de
TPS y los trabajadores agrícolas pudieran hacerlo inmediatamente bajo la legislación propuesta.
 
La legislación además reformaría el sistema de inmigración basado en los lazos de parentesco,
eliminando los retrasos en los tiempos de espera, incrementado los límites de visa por país y
permitiendo que los inmigrantes con visas aprobadas puedan reunirse temporalmente con sus
familiares en lo que esperan que les llegue su fecha de prioridad para obtener su residencia

permanente. La legislación también aumenta las visas de diversidad de 55,000 a 80,000, así
como elimina los atrasos en las visas de trabajo y reduce largas esperas. Por último, entre otras
cosas, eliminaría la fecha límite de un año para presentar peticiones de asilo.
 
La recién juramentada Vicepresidente, Kamala Harris, indicó al ser entrevistada por una cadena
de televisión de habla hispana, que la administración del presidente Biden planea otorgarles
tarjetas de residencia automáticamente a los inmigrantes protegidos bajo los programas de TPS
y DACA. Como también, agregarían más jueces para lidiar con la acumulación de casos de
inmigración.
 
No es menos cierto que los EE. UU. necesita una reforma migratoria exhaustiva y completa, que
requerirá del congreso el pasar una ley que el recién Presidente electo pueda firmar. Después
de más de cuatro años de estar temerosos y asustados, tienen ahora paz y esperanza. La
administración Biden-Harris, está ofreciendo soluciones creativas para modernizar nuestro
sistema de inmigración, priorizando el aumento de nuestra economía, reuniendo familiares
separados por atrasos en las disponibilidades de visas y creando un camino a la residencia para
los soñadores y otros.
La información contenida en este artículo constituye una meramente general y no debe ser
interpretada como consejo legal para situaciones específicas. Si necesita asesoramiento legal
sobre asuntos migratorios, asegúrese que la persona que lo ayude esté autorizada para dar
asesoramiento legal.
— La autora del artículo es abogada de inmigración en los Estados Unidos por más de 15 años y
reside en la ciudad de Miami, Florida, EE.UU.

Entradas relacionadas