Sobre Virgilio Trujillo y el General Pascasio Toribio en Salcedo

Por Juan Cruz Triffolio

De Virgilio Trujillo, hermano del dictador Rafael Leónidas
Trujilllo Molina, cuentan que, además de ser un apasionado
del gallerismo, era tramposo, arrogante y cabaretero,
caracterizado también por su proclividad a cometer todo tipo
de fechorías.
En 1932 Virgilio Trujillo Molina fue designado Secretario de
Interior, Policía, Guerra y Marina y tiempo más tarde fue
nombrado como Ministro en París y Londres.
En 1938 participó como delegado dominicano en la
Conferencia de Evian, sobre los refugiados judíos, donde
Republica Dominicana fue el único país de América Latina
que se mostró dispuesto a aceptar judíos en su territorio
después del cónclave.
Destacan algunos estudiosos de nuestra historia
contemporánea que mientras Trujillo se desempeñaba como
comandante de la dotación militar de San Francisco de
Macorís, en el nordeste de la República, Virgilio, quien había
alcanzado, según se dice, el más avanzado grado escolar de
la familia, pasó a residir en una comunidad rural de Salcedo,
en donde logró establecer armoniosas relaciones con figuras
de gran renombre y connotación socioeconómica y política.
Sobre la presencia y vivencias de tan funesto y grosero
personaje, el acucioso abogado Antonio Guzmán, en su
interesante obra Memorias de un Abogado de Pueblo, Editora
Cocolo, 2007, narra una curiosa y pormenorizada anécdota

que, por su valor histórico, nos permitimos reproducir a
continuación.
“Personalmente, conocí a Virgilio muy bien porque antes de
su hermano subir al poder, durante los años 20, vivió en La
Ceiba, próximo a Salcedo”, destaca el referido jurista.
Más adelante, puntualiza el doctor Guzmán que el mayor de
los hermanos de Trujillo Molina, “Irónicamente, fue seguidor
de Horacio Vásquez y secretario del general Pascasio
Toribio, líder del horacismo tanto en el Salcedo como en San
Francisco de Macorís”.
Recuerda, además, el autor en referencia que, en Salcedo,
Virgilio Trujillo “..casó con una pariente del general Toribio”, lo
que en cierto modo explica las estrechas relaciones que
guardaba con el entonces cacique militar salcedense,
hermano del connotado y aguerrido general Zenón Toribio.
Siguiendo con su atractiva narración, en torno a la frecuente
presencia de Virgilio Trujillo en el seno de su hogar paterno,
el abogado Antonio Guzmán refiere que como su padre era
entonces horacista y síndico de Salcedo, el hermano de
Trujillo “..visitaba con frecuencia las tertulias de mi casa
donde jugaba dominó y bebía café”.
Y a manera de sentencia, para que se registre para siempre
“la mañosería” del hermano de Trujillo, al momento de la
competencia o el entretenimiento, el doctor Antonio Guzmán,
al término de su exposición destaca: “Hacia trampas en el
juego, y un día papá lo pescó con la prueba del fraude en la
mano, diciéndole con una sonrisa irónica: “Tú debes
descender de una familia de ladrones’.

Como el nivel de amistad y confianza entre el padre del
abogado Guzmán y Virgilio era bastante íntimo, es posible
entender, el por qué aquel encuentro concluyó de manera
armoniosa, al extremo de que el señalado jurista salcedense
recuerda que “Virgilio río y siguió jugando”.
Vaya suerte la que tuvo ese contrincante..!!

(Visited 53 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario