El Presidente Donald Trump

¡No puedo respirar! ¡No puedo respirar! Así aclamaba el negro Afro-Americano Erick Garner cuando este era estrangulado por cinco (5) policías sicario de la maquinaria asesina de los golpista del fraude electoral llevado al cabo por los halcones demócratas, con ese alevoso crimen, comenzó la conjura de la conspiración del sector ultra derechista del establishment, en contra de la candidatura de un segundo mandato del presidente Donald Trump, y lograr con ese brutal asesinato que la raza de color, los Afro-Americanos, se levantarán masivamente en manifestaciones contra el presidente Trump, en importantes ciudades del territorio nacional como: New York, Ferguson, Missouri, Chicago y Boston, Washington, entre otras más; y con estos buscar, qué el poder negro le negaran el respaldo electoral para sus repostulación. Pero los conjurados demócratas no se duermen y aprovecharon el llamado a la marcha qué hizo el presidente Donald Trump, para el 6 de enero frente al capitolio, para completar su macabro plan y liquidar las pretensiones de Trump de mantener el poder, y sin perder tiempo, los demócratas maquinaron y prepararon “una emboscada política” en el ataque cometido contra el capitolio donde hubo asechanza, y de esta manera acusar a Donald Trump, y diezmarlo políticamente a sus aspiraciones continuista en el poder, mientras que Trump afirma que lo del capitolio ha sido una emboscada un acto fascista de los demócratas, “una táctica política, montada desde adentro y fuera del capitolio, por sectores aliados a los demócratas” como: la ultra izquierda del movimiento antifaz, y policías dentro del capitolio, así se planeó esta trampa contra mi persona, afirmó el presidente Trump.

El qué fue acusado de “incitación a la insurrección” por animar a sus seguidores a protestar en el frente al capitolio el pasado 6 de enero, días en que miles de personas irrumpieron en la sede del congreso para detener la certificación de la dudosa victoria electoral de Joe Biden, donde según los republicanos esas elecciones no fueron limpia. Mientras que por otro lado al presidente Trump, hace un año fue acusado de conspirar con el Gobierno de Ucrania para obtener un beneficio electoral y de obstrucción de la justicia, cargos que fueron descartados en el senado de mayoría republicana.

Cabe señalar que el gobierno de Donald Trump tiene a manos los clasificados de los días 6 de enero, de las elecciones la cuales fueron controladas por los Sionistas ingleses, alemanes, italianos, franceses, y españoles. El mundo está dividido entre Satánicos y Cristianos, mientras Donald Trump busca la paz, estamos en una guerra entre Dios y el Diablo, mientras demócratas son corrompido como los federales. Hasta el coronavirus lo han usado en contra de Donald Trump en su conjura. El fenómeno del coronavirus sea calificado como una pandemia, ¡mentira!, son ejercicios militares de comandos, religiosos, políticos, financieros, económicos nacional de los poderes oculto que controlan la humanidad, ese es el objetivo real del coronavirus. Estamos teniendo poca fé en Dios y todavía meno en las existencias de Satanás, el enemigo de la raza humana, así que el objetivo de eso poderes ocultos Sionistas y financiero conspiran contra el mundo y se oponen a esos gobiernos como los d Donald Trump, porque no le convienen a sus intereses de dominio del nuevo orden mundial. Quieren a los Joe Biden, para sus fines endemoniados, de dominio.

En la mitología de la antigua Grecia, Dédalo fue una deidad pagana que provisto de un violento ego, se resistía a tolerar a sus enemigos Dédalo era poderoso, un político muy hábil, ambicioso y no tenía piedad con tal de mantenerse en el poder, podríamos muy bien concluir que Donald Trump es una réplica perfecta de Dédalo.

Ha Trump no lo quieren, sacar del poder, lo que quieren es su muerte política.

(Visited 1.719 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario