La corrupción política

La extensión de la corrupción no se refiere solamente a los nuevo gobernantes, sino también a los antiguos tradicionales gobernantes, sino también gobiernos burgueses, que fueron Implicados en escándalos de corrupción, este fenómeno se verifica siempre en actividades financieras de orden oficial, ahora bien estos nuevos grupos políticos, que provienen de clases sociales aristócratas como el PRM, son el producto de estructura económica, administrativa creada en la sociedad moderna toda verdaderamente sorprendente. Sobre un perfil político que llama la atención sobre multiplicarse de entes y organismos estatales y semiestatales que administran el dinero público del pueblo y cuya dirección está siempre entregada a individuos con escasa experiencia administrativa, a menudo elevado de una situación burguesa a una nueva posición que le consiente el control de muchos millones y millones de peso. También los organismos económicos privados tienden a volverse siempre más hipertróficos y burocratizados, multiplicando el número de sus funcionarios y asumiendo un carácter monopolístico.

Está bien clara, que la corrupción es la filosofía donde se sustenta el sistema democrático, sin corrupción, no puede haber democracia.

Seria imposible detallar aquí todas las irregularidades administrativa de corrupción que se puede explicar en este sistema político financiero. Será suficiente mencionar, con fin  ejemplificativo, a la ganancia ilegales sobre las compras y las ventas a las recompensas clandestinas recibidas para favorecer a personas afines con el gobierno otorgándole  permiso de contratos de varias clases ,para sus fines lucrativos de corrupción.

La primera observación interpretativa que puede ser formulada a propósito de esta categoría de delitos concierne a su origen casi exclusivamente ambiental.

La corrupción política y económica, es en realidad individualmente un fenómeno colectivo que en la estructura de la sociedad forma sus raíces y concreta sus oportunidades de culpa de sus delitos de corrupción. Ante estos delitos que se desarrollan en nuestro país y regiones determinadas circunstancias políticas, no podemos obviamente recurrir a los módulos estandarizados de la tipología constitucionalistíca y de la inmoralidad hereditaria. Por ejemplo atribuir casi exclusivamente a la constitución psíquica, los crímenes políticos de la corrupción nos permite ahora notar, en este sector particular, una prevalencia de los factores sociales y ambientales.

Por otro lado lo que concierne en particular a nuestro país, tenemos además que hacer notar, especialmente algunas regiones subdesarrolladas, que la población ya está condicionada por los largos periodos de dominación extranjera, por la indigencia y por los malos gobiernos, a una crónica desconfianza hacia la autoridad y a un indispensable recurrir hacia las dotes individuales de astucia y de adaptación para superar las continuas corrupción de los políticos producto de la precaria moralidad de la mal llamada democracia permisiva, cuna de la corrupción, donde tenemos corruptos buenos y corruptos malos.

(Visited 1.546 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario