LAS TERTULIAS DE JIMMY

LAS TERTULIAS DE JIMMY

                                              Por: Rafael Reyes Jerez

         Cada primera semana del mes de diciembre, desde hace más de 30 años y cuando muchos de nosotros     éramos  apenas  unos muchachos, se celebra  un encuentro de jóvenes  de la época, que vivieron e incidieron notablemente en el popular sector de Villa Juana.  

            La idea fue del doctor Julio Samuel Sierra (Jimmy) un brillante profesional abogado, catedrático universitario, cineasta, político, historiador y mas que todo eso, amigo incondicional de sus amigos a quienes  ha tratado de mantener unidos durante ese trayecto a pesar del tiempo, la distancia … y las canas. 

             Ya, para entonces, Jimmy y sus amigos habíamos fundado  varias entidades de carácter sociales y culturales que devinieron en, por ejemplo, el  Club Estudiantil de Jóvenes Amantes de la Cultura CEJAC y, luego, el Club Deportivo y Cultural Mauricio Báez que me honré fundar, junto a un grupo de amigos del barrio,  el 11 de septiembre de 1963. Fui su primer presidente.

      A la CEJAC  creada,  en 1962, pertenecieron además de Jimmy, su  fundador , Andrés L. Mateo, Ramón E. Colombo, Rafael Reyes Jerez, Julio A. Suárez, César Pina, Norberto Santana, Bolívar Vargas, Luis Reyes Acosta, Félix Brito, Pedro Caro, Ulises Rutinel, César Pérez, Eduardo Oller, Diógenes Céspedes, Frank Fuente, Tomás Montás, Victor Melo Báez, Luis Fernández, Adriano de la Cruz, Teófilo Rodriguez, Danilo Aquino, Aridio García de Leon, Bienvenido de la Cruz, Bienvenido Rojas, Braulio Marte, Nelly Doñe, Leo Corporán  y otros…

          Siempre se ha dicho que los tiempos pasados fueron mejores y si no, que se lo pregunten a aquellos que el destino nos ubicó en un barrio que, en aquel entonces, tenia las calles de tierras, nadie anidaba malicias y el norte inmediato era disfrutar sanamente la vida.

            Guibia, la antigua playa símbolo de la capital, estaba a varias cuadras hacia el sur con sus finas y blancas arenas, sus dos plataformas, para hacer clavados y la multitud que se daba cita cada domingo en ese lugar. Y, un poco mas arriba, el aeropuerto General Andrews, donde íbamos a soñar con ser pilotos. Cual monstruos, nos observaban las fortalezas sobrantes de la II guerra mundial.

             Juanico el maestro de la escuelita hogar, iba y venía por el barrio con César, mi hermano, su alumno estrella, quien recitaba de memoria todas las clases, buscando casa por casa nuevos alumnos para su escuela y convence r a los padres sobre la conveniencia de inscribirlos en su escuela…ah, eso si, debían llevar sus sillitas.

Originalmente, las tertulias se iniciaron en la casa de Adriano de la Cruz, en la calle Francisco Villaespesa número 126, después nos trasladamos a la residencia de los hermanos Amor, Rolando y Miguel, en la 23 No.65, luego al restaurante Safari Motors, de la Kennedy, mas luego al Club Paraíso, el Club de la UASD, la finca de los hermanos Gómez y la casa campestre de César Pérez.

         En los encuentros se funcionaba como una logia medieval, no se permitía la asistencia de mujeres porque originalmente los muchachos caían en conversaciones sobre las muchachas y algunos rememoraban sus travesuras de la juventud. Eso ha cambiado desde hace varios años, mucho antes de la cuota acordada a las mujeres, en la teoría, por los partidos políticos.

    Bueno, pero y  qué se trata en las tertulias. De todo, desde polìtica y políticos hasta temas históricos ,deportivos y culturales,  del país y los recuerdos de los tiempos de juventud. A veces, como es natural, las discusiones entre en determinado  momento que hace posible la intervención del referee, Jimmy. Todo, como en la pelota vuelve a su cauce y el juego continúa.

            Una anécdota curiosa y, propia de la llamada guerra fría, sucedió en el año 1994 cuando Leonel Fernández  iba como candidato a la vicepresidencia de la república acompando al profesor Juan Bosch y nosotros estámos reunidos en una de la vivienda en la cual nos juntábamos para estos encuentros. 

       Sucede que al lugar llegó Pablo Maríñez, uno de los contertulio de los encuentros y preguntó por Leonel. Al  ver que no se encontraba, le pidió a Jimmy que lo mandara a buscar pero, una excusa, llegó por respuesta. Fernández no podía ir porque se tenían informes de que esa casa era visitada por algunas personas ligadas a .problemas mayores de ese tiempo. Comprobado el caso, jamás nos reunimos en ese lugar.

             Leonel, ya siendo presidente, ha asistido en varias ocasiones a esos encuentros y la pasa, según ha dicho bastante entretenido, recordando añoranzas y departiendo con viejos amigos a los que, a pesar de sus grandes compromisos, distingue y aprecia recordando los tiempos de aprensiones y las etapas en que la juventud era un etapa hermosa que había que disfrutarla.

Don Jaime Crique, el abuelo de Dian Péña,  Manengo, alfonzo, Manuel, el viejo Siá,  Choco, Negrito, Meco, Manuelcito, Ñaño, Savery, el doctor Ruffin, Ernesto, el doctor Rojas, Domingo de los Santos  la Guinea, Boronoso, Cuchito, Niñito, Polín,El Embudo,  Luis Segura, don Juan Heredia, y otros tantos, habían pasado como una bella imagen  que recrea  nuestras mentes y fortalece nuestros espíritus.  ¡ Cuantos recuerdos ¡ 

Chubby Cheker entonaba su Le Twist Again en el número B-12 de la bellonera del colmado El Manguito, mientras Maritzo se destornilaba contorneándose, dando brincos y pegando las rodillas al suelo. Mientras, en el L-17, entraba nada mas y nada menos que Bill Haley y su Around The Clock . Presley, a pesar de su I,ll Remender You, no gustaba mucho porque parecía medio raro. Oh, The Platers, Only You y The Beatles con su Help ! 

          Avanzando el tiempo, Davicito, realizaba  su recorrido en  bicicleta, llevando en la barra a su primo Leonel, el mismo que luego sería tres veces presidente de la república,  no sin  antes, hacer  una parada por muchas de las casas de sus amigos a quienes saludaba y luego  continuaba el recorrido hasta el Colegio Cristóbal Colón donde ambos estudiaban y donde luego  Leonel daría clases de inglés. 

             Pasaban los años… Mao gobierna La China, estalla la guerra de Corea, muere María Montez, fallece Américo Lugo. Negro Trujillo, presidente, llega la televisión al país, inauguran La Feria de la Paz, secuestran a Galíndez, mueren Einstein, comienza el SIN, arranca batida contra opositores a Trujillo. Asesinan a Marrero Aristy, Fidel triunfa, llegan guerrilas 59, matan a las Mirabal…

    En ese ambiente crecimos los jóvenes de aquella época del sector de Villa Juana. No todo era color de rosa, había un compromiso social y de ello era testigo la pequeña  pared que había en la Máximo Gómez con Mauricio Báez. El SIN, en una sola noche desapareció a 16 jóvenes, desde la María Montez a la Alexander Fleming, entre ellos a nuestro Nelson Escoto Peralta, de 15 años.

          Mientras, en el barrio, comenzaron a desarrollarse los centros de prostitución. Vinieron mujeres  desde Cuba y otras islas a ejercer el oficio.  En las velloneras ahora se escuchaba a Leo Marini, Panchito Riset, Daniel Santos, dos gardenias para ti,  Raúl Show Moreno, cuando tu me quieras, Javier Solís y su vendaval sin rumbo. Alonso Perry, el gigante azul, vivió en el barrio.

          Era, entonces, el momento de poner toda nuestra energía para protegernos de tantas cosas feas y no santas que se observaban en el horizonte y, por lo tanto había que organizarse y luchar. Tomaron fuerzas los clubes deportivos y culturales, habia que ingresar a los grupos de  las izquierdas y echar el pleito junto a los demás sectores progresistas que aspiraban a sacudirse de Trujillo y sus rémoras, sin borrón ni cuentas nuevas

       Ha pasado mucho tiempo del inicio de las Tertulias de Diciembre de Jimmy Sierra y sus amigos y, aunque muchos de nosotros ya van hasta acompañados de sus nietos, mantenemos siempre en alto el sagrado vínculo de amistad y  hermandad que ha permanecido hasta el día de hoy, apegados a los principios que dieron origen a estos  encuentros de verdaderos amigos. 

(Visited 54 times, 5 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario