¿QUE ES UN ESTADO?

El que gobierna un Estado debe saber en qué consiste el arte de gobernar y qué es lo que debe hacer, porque de lo contrario sino está consciente que es un Estado, cómo se debe gobernar una nación, está condenado al fracaso porque si no lo sabes, o no tiene la habilidad para ejercer eficazmente esa función, hundiría tanto al Estado como al mismo pueblo, caería en la desobediencia de los resentido, la pérdida del respeto, la deslealtad donde se disolvería las esencias mismas de la nación, si un Estado no tiene base sólida de fuerzas que lo sustenten el gobierno no estará seguro y la paz del país sería quebrantada por la violencia y la desidia, la incertidumbre, la urdimbre se adueñarían de la nación.

Los problemas de un Estado derivan de un Estado fuerte, y desgraciadamente nuestro Estado es débil, pues los Estados débil generan mucho espacio para corrupción, para la desidia, para cometer acto reñido contra la Ley; la debilidad de un Estado es la madre de toda la inseguridad de una sociedad desamparada, sin garantía, desprovista de seguridad acéfala, sin destino, huérfana; un Estado que no tenga fuerza para defender los intereses soberanos de un pueblo y se entrega en los brazos de los poderosos, es un Estado sin carácter, fallido, invalido que no le respetan, no le obedecen, cuando el Estado es débil esa debilidad se refleja en acto delincuenciales cometidos por desaforados, como son las violaciones sexuales contra niña, los asesinatos, la agresiones contra mujeres indefensa, los atracos.

Cuando el Estado es débil sus medidas y designaciones son rechazadas de plano, como los decretos, por aquellos que fueron; favorecidos con esos nombramientos, donde lo que va imperar es la indisciplina, el irrespeto a las leyes, a la justicia, donde reinara el caos, el desorden, la violencia, la incertidumbre.

 ¿Cómo podríamos elegir a los mejores para gobernar, sino sabemos discernir entre el bien y el mal? No podemos elegir un gobierno bueno sino sabemos qué es lo mejor ni cuál es la verdad.

¿Es la democracia un sistema bueno para lo que nada tienen? ¡No! Lo es, un sistema político de una élite burguesa  empresarial, de explotación, donde no se  buscan soluciones a los problemas de la clase marginada.

Me refiero al punto de vista con el cual se puede identificar el sistema político democrático en una relación asimétrica o las desigualdades sociales del ser humano.

¿Pero es lo mejor?

¿Acaso el partido político más votado es el mejor? Si afirmamos que lo mayoritariamente aprobado es lo bueno, lo verdadero; y en este caso estamos defendiendo una falacia, un engaño, una mentira.

La mayoría siempre está equivocada, porque no tiene conciencia, no se pone de acuerdo, no parece existir una verdad común, para elegir un buen gobernante sino saben que es lo mejor para ellos.

Sin lugar a duda que estamos frente a un Estado ineficaz sin don de mando, sin carácter, débil en un desconcierto de sus instituciones qué están atemorizada como la justicia, nuestros cuerpo de policías que son agredido y amenazados cuando van a cumplir con su deber, un Estado no se puede gobernar con miedo por una razón muy lógica, porque el miedo es un sentimiento de desconfianza, que surge en respuesta ante una situación de peligro inminente.

El gobierno mejor que tanto necesitamos.

¿Dónde está ese gobernante? Está en las masas populares del pueblo, no en esos grupos empresariales  de esa oligarquía gobernante.

El pueblo está en el ineludible deber de levantarse como un huracán de justicia y con sus vientos, arrancar de cuajo los cimientos de un sistema político alucinante, donde la clase marginadas no tienen esperanza.  

(Visited 2.117 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario