El racismo cultural

La censura siempre es negativa. Las ideas se combaten con  ideas. Ya para las revueltas están los tiros y los fusiles. Estados Unidos está fragmentado, y a la carrera muchos  intelectuales  y artistas quieren poner distancia de las manifestaciones racistas, sin tratar de enmendar los hechos del pasado. Hay que reescribir la historia.

Una cuota importante del racismo actual, la tienen los pensadores e intelectuales complacientes de ayer y de hoy, que desde el cine y los libros tergiversaron perspectivas y realidades, para ocultar las flagrantes violaciones a los derechos de mujeres y hombres, golpeados sin justificación  por el color diferente de su piel.

En estos días me he puesto a meditar  sobre  una acción propia del populismo y el tratar de capear los nuevos tiempos. La post-verdad en su máxima expresión. Por lo menos tres compañías de televisión de paga en los Estados Unidos sacaron de su catálogo a la película “Lo que el Viento se Llevó”, por considerarla racista.

Cierto es racista, y también tergiversa los motivos centrales de la Guerra Civil Norteamericana. Es una visión justificativa de la esclavista y la discriminación. Estrenada  en el año 1939, está basada en el libro de  mismo nombre escrito por Margaret Michel, en el año 1936. No creo en censuras, y mucho menos si son   a medias.  Para ser reales y efectivas a “Lo que el Viento se llevó”,  se le tendrían que quitar los diez  galardones de los premios Oscar que obtuvo y desconocer  la evaluación del American Film Institute de que es una de la mejores cien  películas de la historia. También que sea eliminada de la preservación como memoria cultural de la humanidad por la National Film Registry. En cuanto al libro, que se despoje a Margaret Michel del premio Pulitzer que se le dio por su novela en el año 1936. La censura de hoy, a una obra de 1936 carece de razón si se le dejan sus galardones. De seguir todo igual, sin sanción histórica, que la sigan exhibiendo y la vea el que quiera.

La  Guerra Civil de los Estados Unidos, ocurrió entre los años 1861 y 1865. Con una duración de cinco años, la guerra provocó la muerte de unas 600.000 personas. El presidente  Abraham Lincoln, fue asesinado  el 14 de abril de 1865, La abolición de la esclavitud  se promulgó el 1 de enero 1863.

En medio de la guerra civil Lincoln pronunció el discurso de   Gettysburg: “Que esta nación, Dios mediante, tendrá un nuevo nacimiento de libertad. Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá de la Tierra”. No pasa de ser un sentimiento patriótico,   que la intolerancia y la violencia todavía hoy  hacen imposible  que se cumpla y respete en la mayor parte de los países del mundo. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

(Visited 21 times, 2 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario