26
Sat, May

Víctor Ito Bisonó visitó Primicias: Narra la incidencia de Balaguer en la economía dominicana 1966-1996

Politica
Typography

El diputado Víctor Ito Bisonó, quien hace unos días visitó la redacción central de Primicias, narra la incidencia del fallecido presidente Joaquín Balaguer en la economía dominicana.
Bisonó entregó a Primicias su publicación Joaquín Balaguer y su Incidencia en la Economía Dominicana.


Bisonó resaltó que en su discurso de toma de posesión el 1 de julio de 1966 Balaguer sentó las bases sobre lo cual erigiría su gobierno, sometiendo al Congreso Nacional una Ley de Austeridad con recortes profundos en la Ley de Gastos Públicos, reduciendo los gastos corrientes, a fin de incrementar el ahorro centralizado del Estado, para acumular fondos convertibles en capital fresco para la inversión pública.
Recuerda las medidas adoptadas por Balaguer para la reconstrucción de la economía dominicana, particularmente la Corporacion Azucarera Dominicana, que luego fuera el CEA, Fabrica Dominicana de Cemento, Compañía Anónima Tabacalera, Molinos Dominicanos, La Fábrica de Pinturas PIDOCA y la Industria Nacional del Papel, entre otras.
Bisonó valora que Balaguer anunció el inicio de una reforma agraria, la cual empezaría por la localización y recuperación de las tierras del Estado que estaban en manos de terceros y de terratenientes con grandes predios, a los cuales llamó a cooperar para que no fueron arrastrados por una conmoción social producto de las desigualdades existentes.
“Consecuentemente con el impulso a la Reforma Agraria anunció la construcción de grandes proyectos hidroeléctricos que servirían para producir energía eléctrica más barata y menos contaminante, así como para irrigar los cientos de miles de tareas de tierras involucradas en ese ambicioso proyecto agrario”, precisa.
El legislador analiza las administraciones de Joaquín Balaguer desde el 1966-1996, haciendo énfasis en que adoptó medidas de carácter eminentemente nacionalistas, como fueron el cierre de los aserraderos y la adopción de políticas públicas destinadas a la preservación de los bosques y fuentes acuíferas.
En dichos gobiernos se sentaron las bases para un proyecto de acumulación capitalista en la sociedad, diseñándose las leyes de incentivo económico tales como la Ley 299 de 1968, de Incentivo y Protección Industrial, la cual contenía una serie de prerrogativas en el área de impuestos aduaneros que promovían la inversión en ese sector”, apunta Bisonó.
El legislador explica que esto unido al proceso de industrialización y modernización económica, Balaguer expandió el bienestar económico de las leyes de las capas medias, beneficiando de manera muy particular a los técnicos y profesionales.
Ito26Bisonó atribuye a Balaguer el desarrollo y fortalecimiento del sistema mutualista de ahorros y préstamos, intervención urbanística en la capital, la creación de una Oficina de Patrimonio Cultural, como la protección del patrimonio cultural del país.
Bisonó elogia la construcción en las gestiones de Balaguer de obras como la construcción del Centro Olímpico, Teatro Nacional, los museos de Historia y Geografía, de Arte Moderno, del Hombre, el de Historia Natural y la Biblioteca Nacional, Plaza de la Salud, Los Parques Miradores del Sur y Norte, Jardín Botánico, lo que habla de la visión del gobernante en cuanto a infraestructura.
Además, de grandes centros deportivos, culturales y recreativos, residenciales destinados a la clase media y otros para clase alta y desfavorecidos.
“Asimismo, se crearon los parques industriales de Haina y Herrera, zonas pilares de la actividad industrial y la economía de exportación.
Balaguer, dice Bisonó diversifico y fomentó los sectores productivos y se involucró en un amplio programa de transformación y renovación del patrimonio histórico para ofrecerlo como destino turístico y cultural.
“En el mismo orden se construyeron cientos de hoteles turísticos por todo el país, destacándose la magnitud e importancia el complejo Playa Dorada en Puerto Plata, masivas construcciones de puentes, carreteras, caminos vecinales, presas hidroeléctricas, obras de bien social y la ley 153 de 1971, sobre Promoción e Incentivo al Desarrollo Turístico”, considera Bisonó.
Explica que las medidas de Balaguer revitalizaron la economía nacional, permitiendo una tasa de crecimiento promedio del PIB real entre 1971 y 1978 de un 7.4%.
Bisonó menciona las trascendentales medidas de Balaguer para impulsar turismo en Puerto Plata y la Costa Norte, Constanza, Jarabacoa, Macao-Bávaro., Barahona, Independencia, Pedernales, Santo Domingo-La Romana, como en la región Noroeste.
Igualmente, el avance en los sistemas de riego, uso racionalizado del agua, medidas para restablecer la estabilidad macroeconómica, crecimiento de la economía, eliminación del sesgo anti exportador, como a favor de que el sector privado incursionara en todas las áreas de la economía y promoviendo la competencia de mercados.
Menciona las medidas de Balaguer para reducir la deuda externa, reducción en la repatriación de capitales y en un incremento de las inversiones extranjeras directas.
Bisonó cita también la ley 8-90, de incentivo a las zonas francas y la ley 16-95, de Inversión Extranjera.
Bisonó menciona la reducción de los niveles arancelarios existentes, eliminación de las exoneraciones y exenciones arancelarias por sectores concedidas por contratos especiales con el Estado o por leyes de promoción, como la eliminación de las prácticas de tipo de cambio múltiple.

También, modernización de las aduanas, establecimiento de una tasa única de 25% en el impuesto sobre los beneficios de las corporaciones y eliminación de las exenciones impositivas, eliminación de controles de precios, reforma al sector eléctrico, liberalización de las tasas de interés para depósitos y préstamos, marco prudencial para asegurar la solidez del sistema bancario, envío al Congreso de un proyecto de Código Monetario y Financiero, como el fortalecimiento de la Superintendencia de Bancos.
Finalmente, Bisonó se refirió a la aplicación de reformas económicas de manera gradual con óptimos resultados.