15
Mon, Oct

Extremistas ocupan Iglesia ortodoxa en Ucrania

Medio Oriente
Typography

Moscú, 28 sep (PL) Grupos radicales del movimiento Sector de Derecha ocuparon hoy por la fuerza una instalación de la Iglesia canónica ortodoxa ucraniana en la región de Ivano-Frankov, informó la Iglesia ortodoxa rusa (IOR).


La catedral de la Santísima Trinidad, en la localidad de Bogorodchan, fue víctima de un asalto de extremistas que derribaron sus puertas, destruyeron los íconos y golpearon a los feligreses, denunció la IOR en un comunicado.
Una persona recibió una contusión cerebral, otra, heridas en una mano, mientras también resultó lesionado el responsable de esa Iglesia, Vladimir Shuvar, destacó.
Los agresores entraron al recinto religioso por un patio trasero, luego provocaron una disputa tumultuaria con los creyentes que se encontraban dentro, por lo que varias personas recibieron serias heridas, señaló el texto.
Tras expulsar a todos los feligreses del lugar de culto religioso, los asaltantes cambiaron las cerraduras. La situación en ese lugar se mantiene tensa, según la IOR.
El metropolita de Vishgorodski y Chernbolski, Pablo, expresó sus temores por los posibles intentos de ocupar el monasterio de la Cuevas de Kiev, cuna de la ortodoxia en esta región, surgida en tiempo del principado de Kiev-Rus.
Los radicales nacionalistas, muchos de ellos de orientación neofascista, advirtieron que pretenden apropiarse por la fuerza de otros lugares sagrados, bajo subordinación del patriarcado de Moscú y todas las Rusia por más de dos siglos.
Dirigentes religiosos ucranianos anunciaron un proceso de autocefalía que es posible en la región ortodoxa, cuando una parte de sus parroquias forman una sesión independiente, sin subordinación a la Iglesia de Moscú y todas las Rusias.
En su momento, la dirección de la IOR advirtió que el apoyo a la autocefalía por el patriarcado de Constantinopla, el más antiguo en el orbe, promueve el separatismo en Ucrania y ello podría desembocar en un derramamiento de sangre.
Además del religioso, Rusia y Ucrania también comparten un diferendo en torno al empleo del idioma ruso, que Kiev limita cada vez más, y el relacionado con el conflicto militar en la zona hullera del Donbass.