Industria y turismo, la manufactura nacional le pone el sazón a la gastronomía, Comunidades turísticas se expanden, cuentan con platos que identifican zonas

Turismo
Typography

La industria y el turismo encadenan y un elemento a resaltar es que la manufactura local le pone el sazón a la gastronomía de la nación.

Ese sazón lo aporta la industria con el suministro a los complejos hoteleros, restaurantes, comedores populares y otros negocios con  las pechugas de pollo congelada, fajitas de pollo, escalopines, chuletas, masa, costillas y otras carnes de cerdo; con la carne molida de pollo, res, cerdo, masa y costillas ahumada; con los jamones de pechuga de pollo y pavo, con el jamón York y las salchichas parrilleras.

Igualmente,  con los chivos de la Línea Noroeste, Frontera Norte y el Sur del país.

Con los diferentes tipos de leche que producen empresas agroindustriales.

Con los quesos tipos holandés producidos en Sosua, Cabarete, Luperón, Imbert, Laguna Salada, La Isabela, Montecristi, Dajabón, Puerto Plata,  Hato Mayor, Higuey y otras localidades de la nación.

Con los quesos mozarela de Cabarete.

Con los quesos de hoja de La Cumbre, en la Autopista Duarte.

Con las innovaciones de los paradores Jacaranda, Miguelina, Lachepelle y otros en la autopista que comunica Santo Domingo con el Cibao y la Línea Noroeste.

part of the buffetCon los diferentes tipos de casabes que fabrica la empresa San José, en Santiago de los Caballeros.

Con los panes de yautía amarilla,  pescado con coco, como los camarones en Sánchez y Samaná.

Con el pescado y la batata frita en Boca Chica.

Con los bacalaitos de la Isla del Marisco,  en la marginal de La Autopista de las Américas, demandados por turistas nacionales y extranjeros.

Por los platos vegetarianos elaborados en un elevado número de restaurantes del Gran Santo Domingo y otros pueblos, que incluyen el uso de la rúcula, vainitas, tomates bugalú, cebolla, ajíes morrones, pimienta, cilantros, perejil, yerbabuena, albahaca, ajo, pimentón, aceite oliva y otros componentes.

Con los aportes del Central Romana, que cuenta con una empresa cárnica que produce embutidos de gran demanda.

Con los embutidos que fabrican Nueva Era, en Santiago; Stefanutti en Haina;  Chef, en Villa Mella; Induveca, en La Vega.

Con las parrilladas en las villas en Lagos de Reyes, proyecto ecoturistico en la carretera Guerra-Bayaguana.

Con los sazones que fabrican Constanza Agroindustrial, Baltimore Dominicana y MercaSid.

Con el exitoso modelo de turismo ecológico de Constanza.

3148555287 5b50c1c5de zCon la expansión del mangú de plátano dominicano, acompañado de huevos fritos, sancochados o a la plancha, queso blanco frito y salami con cebolla.

También es común en la gastronomía local el puré de papa.

Los pasteles de Amable, en San Pedro de Macorís, como en Higuey,  y los de Chichita, en San Cristóbal.

La gastronomía criolla, con los grandes aportes del mofongo mocano y de la capital dominicana, da fortaleza al turismo de la nación.

Con el uso diversificado en diferentes platos de los aguacates de Cambita, San Cristóbal; San José de Ocoa, lomas de Moca y otros lugares del país.

Con los sancochos utilizando diferentes carnes y víveres.

Con los platos muy creativos de nuevos restaurantes apertura dos en Santo Domingo Este, Distrito Nacional, Punta Cana, Bávaro,  Jarabacoa, Santiago y otros lugares.

Con los platos elaborados en la ruta Moca-Jamao al Norte, comenzando con los famosos chicharrones de San Víctor.

Con los platos elaborados  por establecimientos de comida casual y de servicio rápido.

Por los restaurantes y negocios expendedores de comida  en las plazas comerciales.

Por el cerdo al bucán que oferta Monte Plata.

Por los cochinillos que ofrecen en sus menús diferentes restaurantes.

Por las chuletas, pollos rostizados, costillitas de cerdo, platos con carne molida horneados, por la masa de cerdo ahumada, por los jamones horneados ofertados en la gastronomía criolla.

La identidad culinaria es otra de las grandes riquezas con que cuenta la República Dominicana, que tiene en el turismo no sólo la principal fuente de divisas, sino también de movilidad económica en los aeropuertos, restaurantes, como comunidades turísticas y eco turísticas.

Con los aportes a la gastronomía del Hotel Constanza, Villa Pajón, Alto Cerro, Rancho Constanza, como otras opciones para disfrutar la ecología del turismo de allí.

Con los aportes a la cocina criolla que hace el Típico Bonao, con su guinea al vino y arroz blanco.

Con el arroz con pollo del Londres, histórico en la Avenida San Martín, en la capital dominicana.

Con el desarrollo del mofongo en Jarabacoa y en el sector de Villa Juana, en la ciudad capital.

Con la preparación de humus en restaurantes del país,  utilizando el garbanzo y el  aceite de oliva como componentes principales.

Con la comida libanesa en el país, de alta incidencia en el país, se concentra en los quipes horneados, fritos, niños envueltos y otras ofertas.

Por el pan tostado con guacamole de moda en las parrilladas.

Por  la mayor demanda de salchichas parrilleras bbq,  tipo italianas y alemanas en los banquetes de la gastronomía criolla.

Por la carne de pollo criollo guisada en los restaurantes.

Por el pollo con wasacaca pegado a nivel de consumo popular.

Por los pastelones de papas, yuca y maíz que  consumen  los turistas.

Por las catibias de pollo y otras carnes que preparan en La Romana, como en San Juan de la Maguana y la capital.

Por el queso arís de Las Matas de Farfán.

Por el chenchén con chivo de Las Matas de Farfán, Bánica, Elías Piña, Azua y San Juan de la Maguana.

Por las galletas integrales, huevo y anís de San José de Ocoa.

Por los pescados a la plancha y horneados en  las playas de Palenque y Najayo, San Cristóbal.

Por la internacionalización de la comida dominicana, conocida hace unos días por los hondureños.

Por los plátanos maduros asados rellenos de queso mozarella.

Por el plato más demandado en el país, La Bandera, compuesto por carne, arroz, habichuela y ensalada.

Por los tantos platos del día creados en República Dominicana por chefs que ponen en alto la gastronomía nacional.

Por los asopaos de pollo y camarones.

Por las paellas preparadas por chefs dominicanos.

Por los diferentes tipos de moros que se preparan en el país, como los de guandules con coco,  guandules secos,  guandules verdes, habichuelas negras, rojas, con coco.

Con los famosos sándwich de queso amarillo y jamón picnic.

Con las empaguetadass con pollo y chuleta ahumada.

Con las sopas criollas de pollo, auyama, yuca,  papas, con sazón natural o industrial.

Con la yuca mocana salcochada.

Con la yuca asada y frita

Con el puré de yuca

Con las catibias de yuca.

Con la harina de yuca.

Con el casabe de yuca.

Con los platos con arroz selecto.

Con la yautía blanca y amarilla en los sancochos.

Con  los pastelones de yautía,

Con el puré de papa horneado.

Con el pollo frito.

Con los bollos de harina.

Con las arepas de maíz.

Con la mantequilla de maní de los pueblos linieros y fronterizos.

Ensaladas de vegetales y maíz dulce-

Sancocho de guandules.

Ensaladas con pepino fresco, repollo, tomates, brócoli.

Platos con guineos verdes  sancochados.

Platos con berenjena y queso.

Pastelones de berenjena, quesos y   carnes.

Desayunos con puré de yuca o yuca sancochada con quesos y embutidos.

Bolitas de quesos de hoja.

En el país gana espacio el puré de batata.

También el salami cocido para platos nacionales.

Los tostones fritos.

Se expanden los platos con camarón criollo con cabeza

Platos con  batata de San Juan de la Maguana, cebollas de Ocoa y San Juan de la Maguana; yautía de Monte Plata y Barahona, o del puerco chilindrón, relleno de moro, forman parte de la gastronomía dominicana.

Sándwiches de pechuga de pollo con vegetales.

Hamburguesas de pechuga de pollo, también están presentes en la oferta gastronómica, al igual que los diferentes tipos de longanizas higüeyanas, Jarabacoa, La Vega y Santiago.

Los platos dominicanos conjuntamente con los caribeños, son comunes en los restaurantes de los complejos hoteleros de la nación.

La industria de las pizzas une a la industria y el turismo.

En la Línea Noroeste utilizan las semillas asadas de cajuil en locrios de carnes.

La gastronomía dominicana avanza en la cocina navideña,  ´repostería, pastelería, artes culinario, arepas horneadas en Bani, postres navideños, carnes asadas en el área de playa de Bani,  bistec encebollado, roti en parrilladas,  chuletas y pechugas a la plancha, carnes ahumadas, sándwiches con queso, tocineta, jamones, bistec de bola a la plancha, chorizos al vino, lomo de cerdo a la plancha,  platos especiales con embutidos y quesos criollos, galletas de soda con humos,

La industria y el turismo tienen mayor vinculo con la utilización en los platos  del jengibre en polvo, ajo en pasta,  quesos, papas, sal, panes,  comino, agua, leche, mostaza, cachuo, leche evaporada, sazones, chuletas,  pollos, ajíes picantes, naranjas sazonadas, pimienta, arroz, habichuelas, pastas alimenticias, pierna trasera y delantera de cerdo, pasta de tomate, pasta de tomate condimentada, salami, filete de pechuga congelada y fresca, perejil, embutidos, huevos, casabes,  leche entera, descremada, semidescremada, salchichas de pavo, cerdo y pollo, harina de trigo, jamonetas, salami ahumado hamburguesas,  longanizas, jamón embuchado, lechuga empacada, paté, guacamole, jamón de pechuga de pollo, carne molida.

La industria hace mayores aportes ofreciendo a la gastronomía local productos como leche fresca pasteurizada, leche evaporada,  especias, galletas de soda, salami supremo y popular, arroz enriquecido, sazones líquidos y en polvo, mayonesa, cachuo, pasta de tomate condimentada, pastas alimenticias, diferentes tipos de panes, guandules enlatados en San Cristóbal; embutidos producidos en Santiago, pasta de tomate banileja, azuana, Villa Vásquez y Navarrete; queso crema de Higuey; queso cheddar de Higuey, San Pedro de Macorís y Monte Plata; queso tipo holandés de Imbert, Puerto Plata;  pastas alimenticias de Santo Domingo, Cotuí y Santiago; chuleta ahumada especial, galletas de soda con finas hierbas.

e-max.it: your social media marketing partner