16
Sun, Dec

Asociación policía NY demanda cierre prisión; dominicanos prestan servicio

diaspora
Typography

NUEVA YORK.- La Asociación Benevolente de Oficiales Correccionales (COBA) en esta ciudad, está demandando el cierre del “Centro Juvenil de Detención Horizón”, luego que 39 agentes policiales han salido golpeados y heridos en las dos últimas trifulcas sostenidas por jóvenes de 16 y 17 años recluídos en el lugar.

A principio de este mes hubo un pleito y cuando los agentes intervinieron 21 de ellos salieron golpeados y heridos. El pasado domingo se originó otra refriega, interviniendo nuevamente los uniformados, resultando lesionados otros 18 de ellos. Varios policías han tenido que ser hospitalizados.

Los agentes, al intervenir para detener las peleas violentas, no pueden usar spray pimienta, macanas ni esposas, entre otras herramientas, porque la ley se lo prohíbe, y en esas condiciones los jóvenes le entran como la “conga” cuando los uniformados actúan.

En dicha cárcel, ubicada en el 560 de la avenida Brook en El Bronx,  prestan servicios algunos policías dominicanos así como varios jóvenes criollos se encuentran detenidos, al igual que  afroamericanos, blancos y otras etnias.

A dicho centro fueron trasladados recientemente 93 jóvenes que cumplían condenas por atracos, violaciones, asesinatos, asaltos, robos y pandillerismo en la cárcel para adultos de Rikers Island.

El alcalde Bill de Blasio ha calificado dicho traslado como “algo histórico en la reforma del sistema judicial”.

El pasado día primero entró en vigor en el estado de NY la “Ley de Aumento de la Edad de Responsabilidad Penal” (Raise the Age) estableciendo que a partir de ahora los  infractores  menores de 17 años no serán detenidos ni tratados como adultos.

Asimismo, a partir de octubre del 2019 la edad se extenderá a menores de 18 y las autoridades indican que es para garantizar el bienestar de ellos y cumplir con el mandato de la ley, aprobada por el Senado estatal en abril del año pasado

“Es evidente que casi todos están listo a sacrificar la vida de un oficial de correccional por este experimento social”, “¡Cierren el centro antes de que muera un guardia!”, proclamó Elías Husamudeen, presidente de COBA.