Dominicano electrizado por policías cuando golpeaba su mujer podría perder un ojo

New York
Typography

NUEVA YORK._ Wilson Galarza, un dominicano bipolar, esquizofrénico y con estrés post traumático, podría perder un ojo, después que policías lo electrizaron disparándole con una pistola Taser, cuando golpeaba a su mujer y hacía caso al pedido de que se detuviera.

Galarza, de 31 años de edad, hace apenas un mes que se casó con Christina Rodríguez y ella fue quien hizo la denuncia a medios locales sobre la situación del hombre.

Dijo que él, fue operado recientemente en el hospital Jacobi de El Bronx, donde los especialistas le advirtieron que podría perder el órgano visual.

Uno de los dardos de la pistola eléctrica, se le incrustó en el ojo derecho, cuando Galarza se enfrentó a un sargento y tres oficiales en el incidente de violencia doméstica, en el apartamento que comparte la pareja en el proyecto de viviendas River Houses en El Bronx.

La señora Rodríguez, de 28 años, dijo al que utilizó su reloj de Apple para llamar al 911 después de que su marido rompió su teléfono celular en un ataque de celos el domingo por la tarde.

"Me siento triste por él. No quería que él terminara de esta manera. Yo quería darle sus medicamentos ", dijo Rodríguez, quien agregó que Galarza es esquizofrénico, bipolar y trastorno de estrés post-traumático.

Ella no criticó la respuesta de la policía, pero agregó que se  siente mal por él.

“No esperaba que todo esto sucediera. Es es el padre de mis hijos. Me casé con él hace un mes", explicó la mujer.

La policía envió los agentes al edificio situado en la calle  174 Este, cuando llegaron los policías, Galarza  estaba todavía golpeando a la mujer sosteniendo por la fuerza a  la hija de 2 años de edad de la pareja.

En ese momento, Galarza de 5 pies, 8 pulgadas y  230 libras golpeó al sargento en la cara, cortándolo en la barbilla.

El sargento disparó su pistola eléctrica al sospechoso, pero no funcionó.

Fue entonces cuando uno de los tres agentes utilizó su Taser, y con un dardo golpeó a Galarza en el pecho y  otro en su ojo derecho.

Ella dice que su marido se la pasa  imaginándola  con otros hombres, y con los que se pasea de ida y vuelta al llegar a casa.

"Aunque rompió mi teléfono, yo no sabía que me iba a atacar", relata la mujer.

Él la golpeó después de  preguntarle que si estaba segura de que ella venía del trabajo

Primero la empujó.

"Cuando caí contra la nevera, me dio un puñetazo en la cara y me golpeó en la cabeza", dijo Rodríguez, quien tiene un moretón en la mejilla derecha.

"Wilson comenzó a caminar hacia la policía. La primera pistola eléctrica se apagó, pero no pasó nada. Él golpeó al agente y le  dio un puñetazo en la cara al sargento".

Los policías le dijeron que llevar a sus hijos e ir, por lo que no vio lo que sucedió después.

El lunes, la sangre aún era visible en una pared del pasillo, en una cama y en el techo de la habitación de su hijo.

No estaba claro qué tan cerca estaba el oficial de Galarza cuando usó su pistola eléctrica, cuya distancia permitida es de entre  7 a 15 pies.

Galarza fue acusado de asalto, agresión a un oficial de policía, resistencia a la autoridad y actuar de manera perjudicial para un niño.

El sargento fue tratado en el hospital Einstein por el corte en la barbilla, un oficial por un esguince en la muñeca derecha, y los otros dos, por golpes y contusiones. Ninguno ha sido identificado.

La policía de Nueva York ha estado equipando más de sus agentes con pistolas eléctricas. De  106 de los dispositivos en uso en 2006, aumentaron a  1.700.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS