16
Sun, Dec

Superintendente dominicano y cómplices arrestados en fábrica de psicotrópicos en El Bronx

New York
Typography

NUEVA YORK._ Agentes de la DEA y policías locales, arrestaron ayer martes al superintendente dominicano de un edificio en El Bronx, Roberto Castillo y sus cómplices Agustín Vásquez Chávez y Yefri Hernández Ozoria, quienes mantenían una fábrica de pastillas psicotrópicas en el sótano del inmueble y se les confiscaron cientos de medicamentos, una máquina y dinero en efectivo.

En el allanamiento, también participaron detectives de la Fiscalía Especial Anti Narcóticos de Nueva York.

Castillo, que administraba el edificio situado en el vecindario Fordham Heights, daba acceso a los drogadictos al depósito de las calderas de calefacción, donde les vendían las drogas, dijeron los fiscales.

“Se usó una sala de calderas en El Bronx como espacio secreto de un proveedor de opioides, equipada con una prensa de píldoras capaz de producir un suministro ilimitado de píldoras mortales", dijo el agente especial de la DEA, James Hunt en un comunicado.

Vásquez Chávez, Hernández Ozoria y Castillo fueron arrestados en medio de una investigación por parte de las agencias de la ley.

"Al atacar con precisión a los criminales que fabrican y venden narcóticos ilegales en las calles de la ciudad de Nueva York, la policía y nuestros asociados de la ley enfrentan el flagelo del abuso de opioides y sobredosis fatales", dijo el comisionado de la uniformada, James O'Neill.

Los investigadores identificaron a Chávez y Hernández Ozoria como presuntos miembros de una banda que fabricaba pastillas a gran escala este verano y les colocaron una trampa para comprarles drogas en julio.

La pareja vendió a un agente encubierto 860 píldoras de Oxycodona y 50 de éxtasis el 31 de julio cerca de la calle 201 y la avenida Grand Concourse, según la fiscal especial de narcóticos, Bridgete Brennan.

Las pruebas demostraron que las píldoras eran una mezcla de heroína y fentanilo y metanfetamina pura.

La policía dijo que Chávez y Hernández Ozoria, estaban usando una máquina de prensa de pastillas en la sala de calderas del edificio de apartamentos en la avenida Morris cerca de la calle 183 para fabricar las pastillas y venderlas en el mercado negro.

Castillo, el superintendente del edificio residencial de cinco pisos, estaba dejando que la pareja usara la sala de calderas para ejecutar su operación de fabricación de drogas, dijeron las autoridades.

Chávez y Hernández Ozoria fueron arrestados después de otra compra de agentes encubiertos a los que les vendieron pastillas por un valor de $20,000 a policías el 11 de septiembre, dijeron los fiscales.

Castillo fue arrestado después de que se llevó a cabo una orden de allanamiento en el edificio.

Se enfrenta a conspiración y posesión criminal de cargos de sustancias controladas, mientras que Chávez y Hernández Ozoria son acusados por conspiración y venta criminal de sustancias controladas.