Un poco tarde, pero aún a tiempo, se dio cuenta la comisión de ética de Lidom que las bailarinas en los estadios eran animadoras, no promotoras de burdeles.

More Articles...