EL CAOS URBANO

Opinion
Typography

Sería injusto regatearle mérito a David Collado ante el intenso trabajo que ha venido llevando a cabo en estos primeros meses al frente del Ayuntamiento del Distrito Nacional, que ganó en buena lid con el endoso de una abrumadora mayoría de votos. 

No perdió tiempo en el disfrute de su victoria y se aisló durante el período de transición para dedicarse por entero a afinar su programa de gobierno, para ejecutar el cual, con criterio muy realista y dejando de lado prejuicios partidarios, no vaciló en acercarse al Presidente Danilo Medina y a otras autoridades  para recabar su concurso. 

Un paso necesario, acertado y valeroso por parte que marcó el carácter de su gestión definida públicamente en días recientes  afirmando que su principal compromiso es con los habitantes de la municipalidad.  Lo ha demostrado enfrentando con decisión, aunque siempre abierto al diálogo y la concertación, a intereses muy poderosos para ir superando este gran caos urbano que es la ciudad capital.

Ese caos urbano, a que en su edición de este día se refiere el matutino Hoy en una enjundiosa nota editorial, representa un serio reto de varias vertientes que exigirán del funcionario edilicio poner en juego tanto su capacidad de persuasión como aplicar, llegado el caso, la autoridad de que está investido por el voto popular. 

Entre los principales problemas pendientes de abordar figura en primer término la invasión de las aceras, sobre todo en las principales avenidas, de todo tipo de negocios improvisados, tarantines y casetas, que ocupan las vías reservadas a los peatones.

Tocará igualmente a la alcaldía llamar al orden a ingenieros y empresas que además de construir o reparar inmuebles sin cobertura y a cielo abierto, contaminando todo el entorno con polvillo de cemento y arena, taponan las aceras y a veces hasta ocupan un tramo de calle con escombros y materiales de construcción.    

Y como para completar el penoso cuadro de desorden, tenemos que no es escasa la cantidad de vehículos de todo tipo conchos, privados, oficiales estacionados de manera arbitraria e ilegal, y en no pocos casos, inclusive, subidos en las aceras supuestamente reservadas para transitar las personas a pies,  obligadas, en no pocos casos, a andar por la calle a riesgo de sufrir un accidente.

Reto aún no resuelto, el más apremiante y más difícil, la disposición de la basura obstaculizada por lo obvio de los hilos de poder y de influencia que ha demostrado poseer la Lajún para el manejo arbitrario del peligrosamente contaminante vertedero de Duquesa, así como su  posterior y necesaria conversión en un eficiente  relleno sanitario.  

Queda todavía, por consiguiente, un gran trecho de obstáculos a vencer para que la Ciudad Primada vuelva a resultar un lugar vivible, donde los habitantes podamos disfrutar de un nivel razonable de orden, higiene y seguridad.  

Un desafío y una meta en la que todos los que la habitamos debemos aportar también nuestro grano de arena.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS