De las palabras a los hechos

Editorial
Typography

El presidente Danilo Medina se dirigió a la nación el lunes pasado con motivo del Día de la Independencia Nacional, presentando las memorias de la administración pública correspondientes al año 2016.


Primicias saluda todo lo positivo que reveló el presidente Medina, pero tiene sus reflexiones sobre otros aspectos reclamados por amplios sectores de la sociedad dominicana.
El mandatario abordó la gestión económica, educativa, salud, infraestructura, cuerpos armados, programas sociales del gobierno, seguridad social y otros temas,  pero no se refirió a otros esperados como la invasión pacífica por parte de haitianos indocumentados, los denunciados escándalos de corrupción en el Consejo Estatal del Azúcar ( CEA), Corporacion Dominicana de Empresas Estatales (CORDE), venta de terrenos estatales a una empresa privada en Los Tres Brazos, como una mina de CORDE a una empresa extranjera.
Tampoco el mandatario abordó los excesos policiales, la odiosa práctica de retenerles vehículos a ciudadanos en violación a una sentencia del Tribunal Constitucional, la participación de policías y militares en hechos delictivos, como la corrupción para permitir el ingreso de haitianos por la zona fronteriza.
El presidente Medina debió referirse a las denuncias de venta varias veces de terrenos del CEA, a las fincas con terrenos de ese emporio de generales y otros oficiales militares y policiales.
¿Por qué el mandatario no trató en su discurso lo ocurrido en San Pedro de Macorís por unos terrenos del CEA, que provocó la muerte de dos locutores y el “suicidio” de un  empresario de allí?
¿Por qué dejar en el aire el escándalo de la venta de los terrenos de Los Tres Brazos?
El presidente Medina, quien ha advertido que en su gestión no hay vacas sagradas, debió abordar estos y otros temas, pasando de las palabras a los hechos.
Hace rato que debían estar en las cárceles los sobornadores y sobornados por ODEBRECH, como de los escándalos en las instituciones públicas donde se han producido escandalosos y bochornosos actos de corrupción.