21
Thu, Feb

Presupuestos deficitarios, deudas

Editorial
Typography

Preocupa a la sociedad dominicana los presupuestos deficitarios.
También la alta suma de dinero que hay que buscar prestado cada año para el pago de una deuda pública insoportable y enfrentar el déficit fiscal.
En la década de los años 90 el país tenía un presupuesto que no pasaba de RD$ 26 mil millones de pesos y en el de 2019 sobrepasaría los 900 mil millones de pesos.
El 2018 termina con muchos problemas, alzas en los precios del petróleo, combustibles, estancamiento en las exportaciones nacionales, desabastecimiento energético y hay que ponerle atención especial al tipo de cambio.
Por suerte, en el caso de la estabilidad cambiaria el Banco Central trabaja incansablemente para garantizar la estabilidad cambiaria, aunque un informe económico del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) advierte que la cotización del dólar se incrementó en un 2.5% en el primer semestre del año.
Si hay que buscar prestado RD$ 231 mil millones de pesos para cubrir el déficit proyectado y para el pago de compromisos de deudas en el presupuesto de 2019, es una situación complicada.
Una salida para reducir el déficit fiscal anual y el endeudamiento público es hacer una reingeniería en el Estado, pues sobran muchas dependencias públicas que no son prioritarias.
Otro punto clave es aplicarle un mayor control a las compras de instituciones del Estado, pues se tiene la impresión que sólo existen para comprar y no cumplir con los objetivos para lo cual fueron creadas.
El festival de compras anunciadas por ministerios y direcciones generales en la prensa confirma la necesidad de controles administrativos para ahorrarle altas sumas al Estado.
El pueblo dominicano debe pronunciarse sobre el proyecto de presupuesto general del Estado en 2019.
Otro punto, la sociedad reclama una redefinición de la política de fijación en los precios de los combustibles, la cual empobrece los ciudadanos y castiga las empresas. Hay que preservar los empleos y evitar que el radicalismo y las protestas se multipliquen en la nación.