23
Wed, Jan

EL PAPA FRANCISCO: ABUSOS A MENORES ES UN CRIMEN VIL. UNA PLAGA

Opinion
Typography

Como si hablara en el desierto, esta semana el Papa Francisco calificó como crimen vil los abusos sexuales a menores, muchos de ellos cometidos por curas católicos, una plaga que la iglesia no puede callar.
La máxima figura del catolicismo sostuvo que la violación a menores destruye lo mejor que la vida humana reserva a los inocentes.
Indicó que la iglesia trabaja para combatir y prevenir esos crímenes, así como su ocultamiento y llegar a la verdad en los que implica a miembros de esa institución.
Recordó que en febrero próximo está convocada en el Vaticano una reunión con los episcopados de todo el mundo para abordar el problema, pues la iglesia busca arrojar luz sobre los hechos y aliviar las heridas causadas por estos delitos.
Esta declaración del Papa Francisco se produce luego del reporte de Pensilvania donde 50 Diócesis y órdenes religiosas han identificado a más de mil sacerdotes católicos que abusaron de menores, en tanto otras 55 harán lo mismo en los próximos meses.
El reporte dado a conocer hace unos días indica que en los últimos cuatro meses del pasado año, las Diócesis publicaron los nombres de unos mil sacerdotes y otro personal ligado a esas dependencias que abusaron sexualmente de menores.
Con esta información se inicia el año 2019 evidenciando lo que en otras ocasiones hemos planteados de que esta generación está viendo el fin de la religión tal y como la conocemos.
Dice el reporte de Prensa Asociada que otras 20 investigaciones que se han iniciados podrían hacer públicos los nombres de otros sacerdotes que cometieron violaciones contra menores.
Todas estas violaciones tienen fechas diversas, algunas hasta del año 1910 y otras datan de 60 años y más recientes y precisa que la mayoría de los involucrados han fallecidos y para otros no se abren juicios pues el tiempo ha expirado.
Sin embargo, los activistas que propugnan por las investigaciones expresan que es un paso alentador el poder terminar con décadas de silencio oficial.
Muchos entienden que van aumentar las presiones para que las Diócesis establezcan fondos de compensación a las víctimas como lo han hechos otras y expulsar a los violadores.
Las investigaciones evidencian que las autoridades religiosas encubrieron por décadas a los violadores y lo que hacían era trasladarlos a otras parroquias.
A estas investigaciones de Pensilvania, se agrega la información publicada el pasado cuatro de este mes, donde el prefecto para los Institutos de la Vida consagrada al Vaticano, reconoció públicamente que la Iglesia Católica encubrió y protegió durante 63 años a Marcial Maciel, religioso mexicano fundador de los Legionarios de Cristo, quien abuso de cientos de niños.
Joa Braz de Aviz dijo que el Vaticano sabía todo esto y los que protegieron Maciel pertenecían a la mafia y por eso nunca presentaron cargo contra el religioso.
El funcionario del Vaticano expresó que desde 1943 la Santa Sede tuvo conocimiento de los ataques sexuales y que entre los años 1956-59 se dispusieron investigaciones no se llegó a ninguna conclusión.
Los legionarios de Cristo que dirigía Marcial Maciel se convirtieron en un emporio económico con 154 colegios, 5 academias internacionales, 14 universidades civiles y cuatro eclesiásticas con más de 176 mil alumnos.
No pasa una semana sin que salgan a relucir los escándalos en la Iglesia Católica, ocultados por sus autoridades en el pasado, pero que en la actualidad no se pueden esconder.
Se hace urgente una real reforma en la Iglesia Católica, la cual ya no puede seguir ocultando los abusos sexuales contra menores cometidos por los sacerdotes y parece que el Papa Francisco está dispuesto a llegar al fondo del mal y limpiar la Iglesia de toda esa podredumbre.