23
Wed, Jan

El Gallego ¡Misión cumplida!

Opinion
Typography

Transcurría el otoño del año 1993 cuando el histórico personaje cubano José Ramón Fernández (El Gallego), fallecido el pasado domingo a las 95 años, nos recibió en el Palacio de la Revolución. 

El entonces vicepresidente del Consejo de Ministros del gobierno cubano fue el anfitrión en una visita que realizó una comitiva de la ACD (Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo) a la sede gubernamental. 

En un momento se pensó que veríamos a Fidel Castro, pero todos sabemos con el hermetismo que se manejaba la figura del líder cubano, aunque, eso sí, sabía cada movimiento que realizábamos. 

En mi condición de presidente de la ACD tuve el honor de tomar la palabra y presentar a los miembros de la delegación entre los que se contaba el entonces secretario de Deportes, Elías Wessin Chávez, quien firmó el primer acuerdo oficial de intercambio con el deporte cubano que otros secretarios/ministros han mantenido vigente y que tan buenos resultados ha arrojado.

Fernández también ayudó a la ACD en atenciones médicas a algunos de sus miembros que viajaron posteriormente a la isla. En 1995 la ACD le hizo un homenaje por todo lo alto en el hotel Lina. 

El Gallego, aliado incondicional del deporte dominicano, en el 2003, ya como presidente del Comité Olímpico Cubano, fue un defensor a "unas y dientes" de la sede de Panam 2003, en momentos de complicaciones. ¿Verdad doctor Puello? Un hombre bravo, de regia personalidad, afable, leal, inteligente, buen estratega, al final  pidió que su cuerpo fuera cremado.

Nos luce que deja un digno legado ¡Váyase en paz!...DE REFILÓN...Lo que percibí ayer es que no hay forma de quitarle a Jorge Bell las llaves de las oficinas y el museo de la Fenapepro, a menos que sea por la vía judicial...Y a Miguel Diloné menos...Claro, el conflicto entre los peloteros no debe "distraer" el torneo de pelota que tan buenos resultados competitivos ha arrojado...Finalmente, Franchy Cordero se ponchó 20 veces en 45 turnos (2.25)...¡Y se fue!  ¡Eh, José Antonio!