17
Sun, Feb

ESTADOS UNIDOS Y CHINA, EL CHOQUE DE DOS TRENES

Opinion
Typography

La guerra comercial entre Estados Unidos y China tiene el parecido a una gran colisión entre dos trenes cargados, que a pesar de ser un choque entre dos, el impacto podría sentirse en muchos países.
Sin embargo, esta guerra bien promocionada, caracterizada por la subida de los aranceles a los productos que ambas economías producen, no pasará de ahí porque ambas potencias se necesitan, en opinión de los expertos.
Una información publicada en julio del presente año precisaba que el déficit comercial entre Estados Unidos y China, alcanzó los 375 mil millones de dólares.
Esto quiere decir, que China vende a Estados Unidos mercancía por un monto de 375 mil millones de dólares, por encima de lo que China le compra a esa nación.
Esta cifra indica claramente hacia dónde va el mercado, mientras que Estados Unidos no está dispuesto a aceptar, porque evidencia que el gigante asiático tarde o temprano va a ganar esta guerra comercial, con lo que definitivamente se convertirá en la primera potencia económica del mundo.
Estados Unidos y China, son las dos potencias económicas y este enfrentamiento podría provocar efectos no beneficiosos para la economía global, por lo que ambos líderes tienen que pensar con la cabeza fría, antes de que sea tarde.
Mientras Washington ha impuesto aranceles por más de 34 mil millones de dólares a los bienes importados desde China, el gigante asiático ha respondido imponiendo aranceles por una suma superior.
Se dice que China vende a Estados Unidos más de 800 productos, los cuales van a tener un arancel de un 25 por ciento, lo que evidencia que nadie esta dispuesto a ceder.
Donald Trump está cumpliendo su promesa de ¨hacer grande a Estados Unidos¨ como prometió en su campaña y parte de ese plan consiste en un cambio de los acuerdos comerciales con otras naciones, como forma de proteger su economía.
Estados Unidos busca reducir al máximo las importaciones Chinas y motivar a los norteamericanos a adquirir mayor cantidad de productos fabricados en esa nación.
Lo que preocupa a Estados Unidos es que a partir del año 2001, cuando China se incorporó a la Organización Mundial del Comercio, no ha detenido su crecimiento y cada día estrecha más sus relaciones en muchos países donde antes no llegaba.
Al finalizar la cumbre del grupo de los 20 en Argentina, Donald Trump y XI Jimping acordaron una tregua de 90 días en su disputa comercial, lo que indica que en ese periodo no se impondrán aranceles.
Trump tenía previsto imponer aranceles a los bienes importados desde China por unos 200 mil millones de dólares, a partir del primero de enero, en esos tres meses ambas potencias harán lo posible para zanjar sus diferencias.
China tiene muchos años trabajando, en busca de convertirse en la principal potencia tecnológica del mundo con lo que desaparecería de ese lugar a Estados Unidos.
Donald Trump declaró que ese acuerdo es increíble, y lo que se hará es, aguantar los aranceles y China comprará una cantidad de productos fabricados en Estados Unidos.
La guerra comercial desatada por Estados Unidos contra China se enmarca dentro de la estrategia diseñada y anunciada a principio de año, donde establecía que había que frenar la presencia del gigante asiático en el Caribe y esto incluía además a Rusia.
Ha sido una preocupación de Norteamérica la presencia y el terreno que China y Rusia van ganando en países latinoamericanos donde antes dominaba Estados Unidos.
Estados Unidos no ve con buenos ojos la política implementada por China, estableciendo relaciones diplomáticas con países como República Dominicana, Panamá y El Salvador, lo que al mismo tiempo incrementa el intercambio comercial.