17
Sun, Feb

Nuevas fragancias literarias en Yamasá

Opinion
Typography

Largo y tortuoso ha sido el camino de los artistas y escritores de Yamasá para lograr que en el campo de la literatura su recuerdo no permanezca meramente ligado al poema de Juan Antonio Alix en el que narra con socarronería un incidente ocurrido en ese municipio de Monte Plata en momentos que sus feligreses estarían celebrando en su parroquia el Día de la Asunción. Los que estuvimos presentes más de un siglo después en la puesta en circulación de tres libros de autores yamasaenses, esta vez en su palacio municipal el domingo 2 de diciembre, percibimos fragancias muy diferentes a las que destaca el decimero mocano.
Ante un salón abarrotado, los escritores Gumersindo de León Rafael, Freddy de León Bello y Edgard Reyes presentaron al público sus obras Juventud y superación, Ecos de la infancia perdida y La otra Luz, la de la Noche, todas impregnadas de un optimismo que envía mensajes positivos a los munícipes de la tierra que vio nacer al padre Fernando Arturo de Meriño, uno de los presidentes más progresistas que recuerde la historia dominicana.
De León Rafael es médico epidemiólogo. Su libro lo comentamos aquí anteriormente, y aunque no es clásicamente de medicina, es de salud física, mental, social y espiritual, debido a que promueve en los jóvenes llevar vidas con propósitos, motivadas por proyectos que los conduzcan a la superación. En tanto que De León Bello entrega un poemario donde canta con estética sorprendente a las bellezas y riquezas naturales de Yamasá, los valores de su gente y sus más caros anhelos de redención económica y social. Edgar Reyes es un poeta no vidente que, según canta, esta limitación no le ha impedido disfrutar la belleza.
“De abajo vengo y estoy decidido a vencer obstáculos en cualquier camino”, canta de León Bello. Y su coterráneo Reyes parece responderle: “Yo nunca te he visto hermano,/ pero aquí tienes mi mano,/ mi espíritu y amistad,/ es mi solidaridad/ mi razón de ser humano”. ¿Qué les parece?.