15
Sat, Dec

SENTENCIA ES BURLA A LA SOCIEDAD

Opinion
Typography

Es necesario conocer y citar aquí que dicha Sentencia en el caso Emely Peguero, la misma se debe considerar una burla a nuestra sociedad, por ser una Sentencia Mostrenca,  ya que la misma está viciada de un matiz político en su contenido. Por lo cual de que la pena de cinco años de prisión que le fue impuesta a Marlín Martínez, absuelta de ser cómplice en la muerte de la adolescente Emely Peguero y solo declarar culpable de los delitos de sustracción de menores y ocultamiento de cadáver, a su hijo Marlon Martínez.

Con dicho fallo podemos ver como el Segundo Tribunal Colegiado de la Provincia Duarte obviaron el tipo penal de complicidad en el hecho, contemplado  en los artículos 59, 60, 61 y 62 del Código Penal Dominicano, ya de que todas las pruebas del caso evidenciaron complicidad por parte de Marlín Martínez en dicho caso.

Es necesario recordar que de acuerdo a lo establecido en el Código Penal de la República Dominicana (CPD) , el mismo señala en su artículo 59 que ´´a los cómplices de un crimen o de un delito se les impondrá la pena máxima inmediatamente inferior a la que corresponda a los autores de este crimen o delito, salvo los casos en que la ley disponga otra cosa´´, por tal razón a Marlín Martínez se le debió imponer una pena inferior a la de su hijo condenado a 30 años por uxoricidio.

En otro aparte, el artículo 60 de dicho Código Penal Dominicano, establece  lo siguiente: ´´Se castigaran como cómplices de una acción calificada  crimen o delito:  aquellos que por dádivas, promesas, amenazas, abuso de poder o de autoridad, maquinaciones o tramas culpables, provocaren esa acción o dieren instrucciones para cometerla; aquellos que, a sabiendas, proporcionar armas o instrumentos, o facilitaren los medios que hubieren servido para ejecutar la acción, aquellos que, a sabiendas, hubieren ayudado o asistido al autor o autores de la acción, en aquellos hechos que prepararon o facilitaron su realización, o en aquellos que la consumaron, sin perjuicio de las penas que especialmente se establecen en el presente  Código, contra los autores de tramas o provocaciones atentatorias a la seguridad interior o exterior del Estado, aún en el caso en que no se hubiere cometido el crimen que se proponían ejecutar los conspiradores o provocadores´´.

Por cuanto, a que lo establecido en el artículo 61, del CPD, establece: ´´aquellos que, conociendo la conducta criminal de los malhechores que se ejercitan en salteamientos o violencia contra la seguridad del Estado, la paz pública, las personas o las propiedades, les suministran habitualmente alojamiento, escondite o lugar de reunión, serán castigados como sus cómplices´´.

El artículo 62, de dicho Código Penal Dominicana, establece lo siguiente:  ´´que se consideraran  como cómplices castigados como tales, aquellos que a sabiendas hubieren ocultado en su totalidad o en parte, cosas robadas, hurtadas, sustraídas o adquiridas por medio de crimen o delito, lo que comprueba una vez más que Marlín Martínez fue cómplices en este caso y debe de ser condenada como tal.

Por cuanto a que la condena de 30 años de prisión en contra del homicida Marlon Martínez,  el cual fue hallado culpable de cometer aborto, homicidio voluntario y actos de barbarie, cargos que afirma son sancionados por los artículos 317, 295, 304, 303, y 302 del Código Procesal Penal.

No obstante, estamos en desacuerdo con el tipo penal de homicidio voluntario, porque las pruebas determinaron que la principal causa de muerte de la joven Emely Peguero  fue un golpe contuso en el cráneo, lo que provoco una fuerte hemorragia interna y externa; y de acuerdo a lo que establecido en el artículo 296, del (CPD), ´´El homicidio cometido con premeditación o acechanza, se califica asesinato. Lo que indica que el tipo penal debió de ser asesinato.

Por esa razón externamos nuestras preocupación por la decisión adoptada  por los jueces del Segundo Tribunal Colegiado de la Provincia Duarte que, afirmamos, que la cual no se corresponde con la gravedad de los hechos cometidos.

Por lo tanto, señalamos y reclamamos justicias y que la madre de Marlon, Marlín Martínez, debió haber sido condenada a la igual pena que su hijo. 

Enrique A. Sánchez L.