17
Sun, Feb

TERREMOTOS Y LA ACTITUD IRRESPONSABLE

Opinion
Typography

Cuando la tierra tiembla se copan las redes sociales con las reacciones de los ciudadanos expresándose sobre cuánto sintieron dicho movimiento telúrico, mientras se activan las alarmas y por un buen rato quedamos a la expectativa por si se presenta otra sacudida.
Sabemos que los terremotos son reales, que han ocurrido y han ocasionado en el pasado grandes tragedias en muchos lugares del mundo. En nuestra isla, por ejemplo, la historia nos cuenta de varios eventos que han destruido ciudades, se han llevado miles de vidas con un costo económico que ha sido difícil recuperar. La última gran tragedia sísmica de la que fuimos testigos en nuestra isla, Haití 2010, debió dejarnos una experiencia de la que debimos aprender, pero los hechos demuestran que mantenemos, como país, una actitud indiferente e irresponsable ante la realidad de que cada día que pasa nos acerca más al próximo gran terremoto en suelo dominicano. El ingeniero José Espinosa Feliz, expresidente nacional del Colegio Dominicano de Ingenieros Arquitectos y Agrimensores (CODIA), ha denunciado en diferentes ocasiones y escenarios que más del 90% de las construcciones en República Dominicana son ilegales e informales. Esto se confirma con el hecho de que en todo el territorio nacional menos de 800 proyectos al año están siendo aprobados a través del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), lo que representa el cincuenta por ciento de los proyectos que eran aprobados a mediados de la década de los noventa.
Si comparamos el dato anterior con el crecimiento económico que ha experimentado el país en los últimos veinte años, debemos cuestionarnos sobre qué sucederá en este país en caso de un fuerte terremoto con todas esas obras que se están construyendo sin ningún rigor técnico relacionado a la ingeniería sismo resistente, en muchos casos en proyectos que ni siquiera cuentan con la dirección o supervisión de un profesional de la ingeniería o la arquitectura debidamente certificado mediante su exequátur y colegiatura.
En este país debe tratarse la vulnerabilidad sísmica como un tema de seguridad nacional. Corresponde a las autoridades nacionales tomar las medidas necesarias mediante el control de todas las obras que se ejecutan en el territorio nacional, así como crear las condiciones que incentiven la legalización de las obras, para que, ya que no podemos evitar las amenazas de los terremotos, sí podamos reducir su impacto salvando miles vidas y de millones de pesos en bienes. Los ciudadanos deben concientizarse de la importancia de utilizar profesionales para el diseño y construcción de sus inmuebles, de que se hagan los estudios de suelos que permitirán diseñar las cimentaciones adecuadas para obtener obras con las mejores respuestas sísmicas. Valerse de profesionales que dirijan a los constructores asegurando que se respeten debidamente los planos y especificaciones de sus proyectos.
Así lograremos que cada ciudadano que salga de su casa o lugar de trabajo por la ocurrencia de un evento sísmico, pueda regresar brevemente con la tranquilidad de que su vida y la de sus seres queridos está garantizada por una estructura que los protege porque fue diseñada y construida debidamente, después de haber sido verificada y aprobada por un gobierno responsable a través de las instituciones correspondientes.