12
Mon, Nov

PROYECTO NORTEAMERICANO PARA EL SIGLO XXl, SU DOMINIO MUNDIAL

Opinion
Typography

A mediado de la década de los años 90, pensadores y políticos norteamericanos diseñaron la estrategia para mantener su casi total dominio en el mundo durante el presente siglo, en un documento llamado Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense.

Esta estrategia contempla su dominio en el orden económico, financiero, político y militar, con lo que se busca que Estados Unidos se mantenga como única superpotencia en todo el mundo.

Este plan cuenta con el respaldo de los dos partidos políticos Republicano y Demócrata, así como de otras organizaciones y centros de poder, incluyendo medios de comunicación y grandes corporaciones económicas.

La elite norteamericana, propietarias de los grandes emporios comerciales, anclados en la derecha tradicional contempla utilizar la fuerza de las armas para lograr sus objetivos, nada nuevo en ellos y hacer todo lo posible para disminuir a las organizaciones progresistas que puedan alcanzar el poder en países de sus dominios.

Esos sectores de poder norteamericanos entienden que en muchos países sus influencias están siendo diezmadas, lo que a su entender representa una seria amenaza para sus intereses y su hegemonía mundial.

Entienden que para mantener sus dominios requieren de un nuevo sistema político y de seguridad global, liderada por las fuerzas militares norteamericanas y así asegurar los siguientes objetivos.

Apertura, estabilidad, control y globalización mundial de los mercados, la seguridad y la libertad de comercio, acceso total en cualquier parte del mundo a las fuentes energéticas y de las materias primas para dinamizar la economía de los aliados.

Así como el monitoreo y el control de las personas y de los movimientos políticos y sociales que son contrarios a los intereses del gran imperio, lo mismo que la expansión y consolidación del capital financiero e industrial de sus empresas.

A esto se agrega el hecho de asegurarse el control sobre todos los medios de comunicación posible y la información a nivel mundial, y lograr todos sus objetivos con campañas mediáticas para justificar sus acciones y ocultar sus crímenes.

Este plan contempla aumentar, como ha sido hasta ahora, el presupuesto militar y modernizar todas sus herramientas militares y mantener presencia militar en zonas de importancia como Asia Central, Los Balcanes, África, América, Medio Oriente y Europa del Este.

Dentro de estos planes se incluyen los constantes asedios a China, Rusia, Corea del Norte, Siria, Irán, Iraq, Egipto, Libia, entre otros con resultados que es de todos conocidos.

Según estudios de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) la tierra está en una situación crítica para mantener el crecimiento de la población, por lo que la producción de alimentos no alcanzaría para alimentar a los seres humanos entre los años 2030-2050.

En ese sentido con el argumento de mantener la seguridad nacional, los sectores poderosos que controlan al mundo han contemplados que el planeta solo debía tener unos tres mil millones de personas y no los siete mil 350 actuales.

Las elites que dominan el mundo estarían dispuestas a aplicar programas para reducir la población, entre ellos las llamadas guerras de exterminios, o la incubación de virus mortales que provoquen pandemias o brotes de gripes como la aviar, entre otros.

Nada nuevo sería que ocurran eventos como los enumerados en el documento que citamos y que estas disponible en Internet, porque cuando se trata de lograr sus objetivos la elite no se detiene.

Para lograr lo planteado no hay obstáculos, morales ni religiosos y si hay que arrasar con cualquier nación, se hace como ocurrió con Iraq, Afganistán, Libia y Egipto y como lo quieren hacer con Siria e Irán, donde si no fuera por Rusia y China, lo hubiesen logrados.

La guerra contra el terrorismo, fue concebida por Estados Unidos como forma de acabar con gobiernos que no eran sus aliados y para ello tomaron como pretexto los hechos del 11 de septiembre del 2001, en Nueva York, un acontecimiento más bien de factura americana.

Estados Unidos se inventa una campaña salvadora y para convencer a la opinión pública mundial se vale de todos los medios disponibles, utilizando la mentira y el miedo, crean el problema y luego llegan con la salvación.

La ocupación de Iraq y Afganistán se hicieron amparados en propiciar regímenes democráticos, y acabar con el terrorismo, pero su verdadera intención era controlar el medio oriente y tener dominio de los recursos naturales que tienen esos países y controlar a Asia Central, así como frenar la expansión de China en la zona.

Las cosas no resultaron como fueron concebidas y Estados Unidos se enfrentó a muchos problemas en esos países, llegando ellos mismos a reconocer el fracaso y retirar las tropas, algo parecido a lo de Vietnam en 1975.

No siempre las cosas salen como fueron planeadas y de esta política agresiva y expansionista, China, Rusia y la India han salidos fortalecidas como potencias, conformando el llamado bloque de Euroasia, lo que ha preocupado a Estados Unidos.

China y Rusia se han convertido en excelentes aliados a todos los niveles, arrastrando a ello a la India, y han diseminados sus inversiones en América Latina, abarcando países donde antes el predominio lo tenía Estados Unidos.

Rusia y China se mueven en Brasil, Ecuador, Bolivia, Perú, Venezuela, Nicaragua, México, Cuba, Dominicana, Panamá, y Chile entre otros países y esto mantiene preocupado al imperio del norte, que hoy solo hace ofrecimiento que no puede cumplir.