15
Sat, Dec

La división en el PLD sigue bloqueando la Ley de Partidos

Opinion
Typography

Los dirigentes de las cámaras y los bloques legislativos que negocian el proyecto de Ley de Partidos han avanzado en dos de sus aspectos conflictivos, que no sea obligatorio el padrón universal o abierto para la elección de los candidatos a los cargos electivos y que sea simultánea bajo organización de la Junta Central Electoral (ICE).

Pero persiste la división entre las dos corrientes que se disputan el control del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), pues los danilistas quieren mantener el padrón abierto como opcional y los leonelistas insisten en que ya eso fue declarado inconstitucional y que sólo los miembros de cada partido deben elegir sus candidatos.

Un avance importante

Luego de dos semanas en la nueva ronda de negociaciones sobre el proyecto de Ley de Partidos Políticos, entre los presidentes de las dos cámaras legislativas y los voceros de los bloques partidarios, persisten diferencias, aunque han superado el mayor obstáculo que era la persistencia de los seguidores del presidente Danilo Medina de imponer el padrón abierto en la elección de las candidaturas de todos los partidos.

Voceros de los diferentes bloques parlamentarios concuerdan en que ya los danilistas desistieron de imponer el padrón de la JCE, pero quieren mantenerlo opcional a decisión de los organismos directivos de cada partido. A ello se oponen de forma radical los seguidores de Leonel Fernández, quienes insisten en que ya el padrón abierto fue declarado inconstitucional en el 2005 y que generaría conflictos intrapartidarios y en el Tribunal Constitucional, postulando que sólo los miembros de cada partido elijan sus candidaturas.

Al concluir la reunión de ayer viernes, quedó claro que hay consenso en que las elecciones primarias sean simultáneas para todos los partidos y organizadas y procesadas por la JCE. Pero las mantenían para todos, que hasta ahora son 26, lo que implicaría graves desafíos logísticos, y sobre todo para contar los votos individuales a por lo menos decenas de miles de candidatos en boletas separadas,

El PRM no se opondría

Un vocero autorizado del principal partido de oposición, el Revolucionario Moderno (PRM) confió que sus legisladores no se opondrían a dejar la opción del padrón abierto, pero advirtió que será la Dirección Ejecutiva la que tendrá que decidir, y en consulta con las demás organizaciones partidistas que vienen accionando de conjunto en post de las reformas político-electorales que requiere la institucionalidad democrática.

Todavía el jueves el bloque de 11 partidos opositores, que incluye al PRM, planteó que “son las organizaciones políticas las que deben escoger el método de selección de sus candidatos, y que en caso de optar por el método de las elecciones primarias, estas deben ser cerradas, simultáneas y vinculantes, con la supervisión y apoyo logístico de la JCE”. Sostuvieron que su posición fue consensuada hace más de seis meses y se hizo constar en un documento impreso depositado en el Congreso Nacional.

Al plantear la “supervisión y apoyo logístico de la JCE”, se deduce que cada partido organizaría su proceso electivo y el cómputo de la votación, lo que eliminaría la congestión en caso de que los operadores de cada mesa electoral tuvieran que contar sus votos a decenas de miles de candidatos a los 4 mil 106 cargos electivos y en boletas por partidos.

La ley sigue en el limbo

El comunicado de los 11 partidos opositores indica que, además de corregir las “incongruencias y errores” del proyecto aprobado por el Senado,  todavía faltan otros “puntos fundamentales” para que la de partidos “no sea una ley insípida”, señalando “los topes de gastos, las alianzas de partidos, las cuotas, la laceración de la democracia interna, el régimen de sanciones, la regulación de la propaganda, así como las causas de extinción de la personería jurídica de los partidos”.

Consideran “excesivos e inaceptables” los topes de gastos aprobados por los senadores, que mantendrían los costos de la actividad política “en niveles sólo al alcance de los narcos, funcionarios corruptos y lavadores de dinero”. Estiman estiman “completamente inaceptable la modificación de la legislación vigente para permitir el financiamiento electoral de parte de las empresas extranjeras”. También reclaman que se incluya “un régimen para la donación de personas físicas y jurídicas que sean proveedores del Estado”.Y que las sanciones establecidas por el Senado sean reforzadas “ya que hay ilícitos que deben ser tratados como crímenes”.

Varios de esos reclamos estaban consignados en el proyecto de ley de Partidos sometido por la JCE tras consultas, pero fueron omitidos en la aprobación senatorial, ejecutada por dos tercios de danilistas, lo que implica que aún si se superan las diferencias intra PLD, quedaría mucho trecho para alcanzar un consenso con la oposición externa.

Amenaza unidad del PLD

La explicación más lógica de que teniendo los danilistas más de dos tercios de los integrantes del Comité Político del PLD no impusieran allí las primarias abiertas, parece ser el temor a abrir la compuerta a la división del partido que ha dominado el escenario político desde el 2004 y que ya acumula cinco de los últimos seis períodos gubernamentales.

Esa compuerta persistiría si el padrón abierto lo determine sólo el PLD, lo que implicaría un agrio debate interno, incluyendo la modificación de los estatutos que establecen como exclusivo de los miembros del partido la elección de sus candidaturas. Pasaría por un recurso de inconstitucionalidad que sacudiría el Tribunal Constitucional cuyos titulares fueron seleccionados por Leonel Fernández.

Pero aún si pasara esas pruebas los danilistas todavía tendrían que derrotar al tres veces Presidente de la República y actual presidente del partido, lo cual resultaría muy difícil, a menos que Danilo Medina mismo se lance de precandidato. Eso no es descartable en la tradición nacional reeleccionista. Sería más viable si las primarias fueran organizadas por los partidos, porque en este caso apostarían por el hecho cumplido y forzar a todos los peledeístas a una nueva reforma constitucional. Si la organiza la JCE no podría aceptar la precandidatura de Medina sin previa reforma de la Constitución que la prohíbe.

La repostulación del presidente Medina sin previa reforma constitucional sería una maroma política demasiado costosa, no sólo al interior del PLD, sino para la conciencia institucional de la sociedad, por lo que muchos se inclinen por el padrón abierto para buscar que “venza el Estado” una vez más como adujo Danilo cuando perdió de Leonel en el 2007.

Pueden subestimar a Leonel

La opción de los danilistas de cerrar el paso a Leonel Fernández con un candidato nuevo, auspiciado por el poder, puede estar determinada por una subestimación del liderazgo y la decisión del expresidente, y porque éste ya cedió dos veces para respaldar a Medina, en el 2012 y para el 2016. Pero esta última vez para salvar la unidad del partido, previo acuerdo, llevado a la Constitución, de que sería el último período de Medina.

Si a Leonel no lo pueden vencer con el voto de los peledeistas, no será fácil hacerlo con el universo, a no ser que el Estado se vuelque masivamente a comprar votos externos, en cantidades que montarían el temido escenario de la división. Porque en tal circunstancia a Fernández, humillado, no le quedaría nada por buscar en su partido.

Hay quienes olvidan que los peledeístas deben su prosperidad política, económica y social a Fernández, cuyos excesos hasta hicieron posible la entronización de Danilo Medina en el 2012. Tiene inmensas lealtades en todos los niveles del partido, en la mayoría de los aliados y hasta en la ciudadanía, aunque también amplio rechazo.

El problema es más  difícil cuando se pasa revista a los resultados de las encuestas y se comprueba que quoienes se han lanzado como precandidatos para competir con Leonel, no han alcanzado nunca más del 2 por ciento en las encuestas, tanto para el 2016 como posteriormente, excepto su esposa Margarita Cedeño y su seguidor el alcalde de Santiago Abel Martínez.

Las dos últimas Gallup-.HOY de octubre del 2017 y Marzo 2018, y la Asisa de este mismo mes, indican que Reinaldo Pared y Francisco Domínguez Brito no llegan al 2 por ciento ni en el universo de preferencias ni entre los que se confiesan peledeístas. Amarante Baret no aparee, y los que suenan como emergentes tampoco han llegado ni al 1 por ciento. No se han lanzado Radhamés Segura ni Temístocles Montás, ambos que tenían más  posibilidades de ser alternativa entre Danilo y Leonel, fueron puestos en difícil perspectiva con su imputación en el escándalo Odebrecht.

Por eso sería que en suanáisis en perspectiva de esta semana The Economist apostó a la candidatura de Leonel Fernández, y un influyente miembro del Comité Político del PLD, nada favorecedor del expresidente, confió su convicción de que éste será el candidato peledeísta del 2020. Porque temen que una imposición divida el partido y los saque del poder.