20
Sun, May

LOS EX PRESIDENTES Y EL PODER

Opinion
Typography
Es de conocimiento saber de que el sistema político en América Latina, por siempre ha sido presidencialista.

Es también importante dejar bien claro que: el referéndum que bloqueó el regreso de Rafael Correa a la presidencia de Ecuador refleja un cambio en América Latina ante los ex presidentes y la reelección, advierte esto así Javier Corrales, profesor de ciencia política en el Amherst College de Estados Unidos.

‘’Los Latinoamericanos se han dado cuenta de que los presidentes en el poder y fuera del poder son figuras prepotentes y difíciles de contener’’, sostiene Corrales en una entrevista telefónica con BBC Mundo a propósito de un artículo en la prestigiosa revista Americas Quaterly sobre el dilema que representan los ex presidentes en la región.

Y a parte de haber  como nos lo dice el experto en temas de poder presidencial en América Latina Corrales cree que esta situación actual contrasta con la moda de las reelecciones presidenciales que la región vivió en medio del boom económico de la década pasada. Para el politólogo Javier Corrales un experto norteamericano en política latinoamericana el cual nos dice que: ‘’Esta idea de prohibir la reelección es latino americana, no existía en la Constitución estadounidense original’’.

La Constitución de los Estados Unidos, creación intelectual de algunos de los más grandes líderes de este país en la secuela de la Guerra de Independencia de las colonias, ha garantizado los derechos y libertades de los estadounidenses desde que entró en vigor, el 21 de junio de 1788. El documento ha sido también fuente de inspiración para los patriotas de todas las latitudes que desean establecer ‘’un gobierno sabio y justo’’, según el objetivo que el delegado George Mason estableció para los autores de la carta magna que se reunieron en la Convención Constitucional en 1787. Pero el politólogo también evoca viejas ideas que el liberalismo democrático latinoamericano tuvo desde el siglo XIX, incluso antes que los Estados Unidos.

Corrales nos dice que el problema de los ex presidentes en América Latina es que le cuesta mucho trabajo retirarse de la política. Y en  sus intentos por seguir vigentes, aun cuando su momento tal vez haya pasado, hacen todo tipo de actos políticos que impiden la renovación de liderazgos .

Generalmente son polarizantes: sus seguidores los adoran, pero suelen generar alergias muy profundas. ‘’Los Latinoamericanos se han dado cuenta de que los presidentes en el poder y fuera del poder son figuras prepotentes y difíciles de contener. ‘’.

Javier Corrales, profesor de ciencia política en el Amherst College de Estados Unidos, también nos dice  que:

Es de conocimiento para toda América, de que estamos en un año en que los casos más emblemáticos están recibiendo ciertos parones de algún tipo. Es el caso de Colombia, -de acuerdo Corrales-, la batalla eterna del gobierno de Santos fue desde su inicio detener el urbanismo. Esto se logró con un cambio en la Constitución para impedir la reelección.

En Perú, el fujimorismo es el tema central de la elección de Kuczynski. Vemos el caso de Lula en Brasil: hasta cierto punto, uno puede decir que Lula es el único modo de parar a Bolsonaro, pero (también) debe saberse y ha de decirse que Bolsonaro surge por Lula, porque produce alergias el regreso del Lulismo.

En Chile, es Bachelet-Piñera-Bachelet-Piñeira. Esto está trayendo un descontento muy grande en todo Chile. En Argentina, la elección del año pasado giraba en (torno a) parar a Cristina Fernández de Kirchner.  En Honduras, parte del problema es que detrás de la candidatura de Nasralla, que oficialmente no gana, se encuentra la presión del ex presidente Zelaya.

Es decir, muchas veces los ex presidentes logran comprometer a políticos en la oposición o en el gobierno. Y es muy malo porque son muy polarizantes.

Es una lección que los latinoamericanos derivaron del siglo XIX, pero que con el boom económico de los años 90, cuando se sale de la época de los ajustes económicos y había tantas bonanzas, la gente le concedió a muchos presidentes el permiso a reelegirse. Y se olvidaron que esto traía más caudillismo en vez de menos.  El ejemplo de Ecuador es como volvernos a acordar los latinoamericanos que por algo existe esta restricción a la reelección.

La lección es que los latinoamericanos se han dado cuenta de que los presidentes en el poder y fuera del poder son figuras prepotentes y difíciles de contener. Por lo tanto,  si de verdad Latinoamérica quiere evitar el continuismo, lo cual es importante para que haya alternancia y democracia, no les queda más remedio que ponerle límites a los ex presidentes repitentes. Así concluye en parte el politólogo y profesor de ciencia política en el Amherst College de Estados Unidos, Javier Corrales, en entrevista exclusiva para BBC Mundo.com.