Retos y desafíos de la Movilidad Urbana en Santo Domingo

Mayobanex Suazo

La sociedad y las ciudades contemporáneas se transforman muy de prisa, viven sometidas a una evolución constante. Indudablemente los cambios no se generan de la noche a la mañana, pero existen mecanismos que nos permiten entender el fenómeno y generar un diagnóstico sobre nuestros problemas urbanos y en este caso particular, la movilidad urbana.
En la República Dominicana hemos crecido a nivel urbano, y ese crecimiento trae consigo un aumento en el parque vehicular que al
31 de diciembre del 2018, ascendió a 4,350,884 unidades, registrándose un total de 253,546 vehículos de nuevo ingreso más que en el 2017.
En el Gran Santo Domingo existen 207 rutas de transporte público, sin incluir la OMSA ni los motoconchos, las que son controladas en un 88.9% por la Federación Nacional de Transporte La Nueva Opción (FENATRANO).
Esas cifras van en desventaja con los servicios del gobierno que solo da servicio al 11.3% de los usuarios en el Gran Santo Domingo y el Distrito Nacional a través de la OMSA, Teleférico y Metro de Santo Domingo, donde diariamente según el INTRANT se generan 3,097,106 viajes.
El parque vehicular del Gran Santo Domingo es de 1,679,908 unidades, de los cuales 865,186 son carros o jeepetas, representando el 41% del parque vehicular nacional.
En cuanto a los vehículos publicos en el Gran Santo Domingo hay 19,340 unidades, de las cuales 16,414 son vehículos de menor capacidad (carros de concho), cerca de un 80% según el INTRANT y el Observatorio de Políticas Sociales y Desarrollo de la Vicepresidencia de la Republica, lo que demuestra la urgencia de fortalecer el transporte público.
Para mejorar el problema del transporte interurbano público se necesitaría un sistema de autobuses articulados de carriles exclusivos BRT (Bus Rapid Transit) que han tenido cierto éxito en ciudades como Curitiba, Bogotá, Río de Janeiro, Sao Paulo, Santiago de Chile, referentes regionales con similares realidades urbanas que las nuestras.
Ese sistema de autobuses vendría a reducir significativamente el tiempo de desplazamiento y generaría una mejor fluidez vehicular en la ciudad.
Otra medida que ayudaría a desconestionar el tránsito y a modernizar las flotas son los vehículos eléctricos con capacidad para 60 pasajeros, que a un costo aproximado de RD$12 MM por unidad vendría a ponerle un coto al subsidio del transporte por los altos costos de los combustibles.
También la construcción a través del plan PARQAT RD del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, de edificaciones y/o emplazamientos destinados a parqueos en zonas aledañas a las estaciones del Metro de Santo Domingo, así como rutas alimentadoras del parqueo a la estación más cercana lo que permitiría descongestionar las principales arterias de la ciudad.
Esas serían algunas soluciones, pero hay otras más, lo que hace falta es actuar, Santo Domingo necesita la integración de todos.

(Visited 280 times, 2 visits today)

Deja un comentario