“El Político Misántropo”

El político misántropo, es una persona que mantiene una actitud agresiva contra los otros, manifiesta una forma de odio contra los que lo adversan, lo enfrenta con inquina y desprecio pues el misántropo tiene una actitud social psicopatológica agresiva, se manifiesta socialmente en contra de los otros psicológicamente, porque tiene un mal temperamento asocial e inaccesible, no acepta las ideas de otros, es indiferente al que hacer de los otros. No le gusta que le contradigan  sus ideas y mucho menos lo que debe hacer, por eso, también se caracteriza por ser ambicioso y demagogo.

La primera vez que se mencionó la palabra misántropo como un nombre fue en el 1534 en la obra Gargantua y Pantagruel de François Rabelais (1494-1553), pero el político misántropo es un político beligerante demagogo, que solamente le interesa la conquista del poder político y para ello no tiene reparo para lograrlo, busca conseguir el apoyo de quien sea pues a él no le importa, y con promesas vacías llena de demagogias emplea argumentos bien definidos que aunque partan de promesas falsas, buscan manipular los sentimientos de las masas para utilizarlos en su propio beneficio, como fórmula para llegar al poder, porque esa es su meta, son como serpientes que son sordas, y su mordida es venenosa y su comportamiento político ante el pueblo es ponzoñoso, este tipo de político con esas condiciones de misántropo siempre busca obtener beneficios personales, destruyendo a su contrario y no hay obstáculo que se lo impida, le tienen animadversión a aquellos que se le oponen políticamente, lo consideran su enemigo, lo desprecian porque también son egoístas, son expertos ofreciendo por ejemplo: en su gobierno dicen que emprenderán grandes transformaciones sociales y su perfil de gobierno será para que la juventud, las mujeres y los ancianos tengan una forma de vida nueva para vivir, pues sin lugar a dudas que ese tipo de político misántropo lo hemos tenido en el poder en figuras como la de Trujillo, Balaguer y Leonel Fernández, para desgracia de este país, pues este último, Leonel es el típico político misántropo porque así lo está expresando en su discurso de campaña ofreciendo modelos de desarrollo y progreso, empleo para jóvenes y mujeres pues la mística de estos políticos misántropos son de grandes manipuladores en su esencia misma pues la disposición psicológica del misántropo no solo es natural, si no que muchas veces surge del sentimiento propio, pero también de la reflexión. De hecho que sus perfiles suelen mostrarse como el de un político con grandes soluciones a los problemas sociales que tienen las masas desposeídas.

Así pues el misántropo rechaza la especie humana es decir, su odio a los demás es una realidad natural y por lo tanto es un político que no se puede creer en él, como es Leonel Fernández un verdadero político misántropo, ojala este no vuelva jamás al poder de nuevo para bien de este país.

(Visited 951 times, 41 visits today)

Deja un comentario