San Zenon ¡89 años después!

Por Felix Jacinto Breton/Primicias

El pasado 3 de septiembre las dominicanas y dominicanos recordamos el que ha sido uno de los ciclones más mortíferos que ha azotado nuestro territorio en toda la historia: el San Zenón.

De la ingrata visita de este devastador fenómeno -por la capital dominicana-  se cumplieron justamente 89 años ya que se produjo en 1930.

Es recordado por la cantidad de muertes que dejo, más de cuatro  mil; por los heridos que estuvieron entre los 15 y 20 mil, y la gran destrucción de Santo Domingo.

Como paradoja de la vida, la llegada  de este mortífero huracán  se registró  apenas dos semanas después que ascendiera al poder el más sanguinario de los dictadores dominicanos, Rafael Leónidas Trujillo Molina (Chapita).

San Zenón  sirvió de inspiración para que Los Matamoros de Cuba -que se encontraban en el país y vivieron los embates y destrozos del meteoro- compusieran y popularizaran un pegajoso Son que titularon “El trio y el ciclón”.

En programas de sones con regularidad se escucha este tema 89 años después. “Cada vez que me acuerdo del ciclón, se me enferma el corazón”, dice el estribillo.

Más destructivo que David

Según los cronistas de la época, el ciclón con sus fuertes vientos, entró  a la capital y pasó  por el centro el 3 de septiembre de 1930. Se dice, incluso, que aunque no fue tan potente como David en agosto del 1979, dejo más muertes y destrucción que este.

Esto queda demostrado con el número de victimas, 4,000, en una capital poco habitada para entonces. Además, se ubica entre 15 mil y 20 mil los heridos. Las pérdidas materiales estuvieron  entre los 25 y 50 millones de pesos. No hay cifras exactas.

Hay que recordar que, para 1930, las construcciones de la capital dominicana no estaban preparadas para poder resistir la violencia de un ciclón como San Zenon. Por esto, la destrucción fue mayor.

Además, cuenta la historia, muchas personas, incrédulas y con poco conocimiento sobre la peligrosidad del fenómeno, ignoraron las advertencias de las autoridades.

A eso se agrega que cuando el ojo del huracán pasó por la ciudad, cesaron los vientos momentáneamente y mucha gente salió a las calles pensando que había pasado, para luego recibir sorpresivamente una segunda embestida.

Los historiadores ubican a los sectores de Villa Duarte y Villa Francisca, así como Ciudad Nueva y Gazcue entre los más castigados por el fenómeno atmosférico de triste recordación.

 Se asegura que desde San Zenón en 1930, República Dominicana no volvió a sufrir fenómenos intensos durante 49 años, hasta que el 31 de agosto de 1979 el ciclón David azotó buena parte del territorio nacional.

Hoy 89 años después, repetimos con Matamoros “cada vez que me acuerdo del ciclon, se me enferma el corazón”. 

(Visited 20 times, 4 visits today)

Deja un comentario