John Waters recibe el Leopardo de Honor de Locarno 72

Daniele Aebischer
Especial para Primicias

Con la singularidad que solo él posee, John Waters, director de cine americano ha dicho hoy que su vanguardismo proviene de la rebelión de las reglas que sintió que lo aplastaban desde el principio de su infancia. Y que ahí, aprendió que el humor era mejor que la ira, y que si podía hacer reír a sus enemigos, los haría quedar atónitos y luego comenzar a escucharlo ò al menos considerar cambiar de opinión.


Durante una entrevistas con medios de comunicación que cubren la 72 edición de Locarno Film Festival, el también actor, escritor y fotógrafo estadounidense afirmó que la originalidad de su trabajo la ha obtenido burlándose de las cosas que más ama en el mundo.
Distinguido también por su peculiar bigote que luce en homenaje a Little Richard, Waters se hizo famoso a principio de los años 70 por sus películas de culto. Los cinéfilos recordarán su primera película, Hag in a Black Leather Jacket


De la misma manera que sus películas, Waters al hablar muestra una franca irreverencia, pero lo hace con elegancia sin filtro, de manera que cada palabra es tan suya que nadie más podría repetirla sin ridiculizarse.
En reconocimiento a su amplia carrera John Waters recibió anoche en Piazza Grande el Leopardo de Honor de la 72 edición del Festival del Film de Locarno 2019.
Al responder a la pregunta de que sentía que era justo el apodo de «Papa de la basura» reaccionó con estas palabras:
“Bueno, William Burroughs me dio ese nombre, así que casi me sentí ungido por un poder superior. Todos mis títulos; Prince of Puke, The People’s Pervert, The Duke of Dirt, se dijeron con humor y apoyo, así que los abracé a todos. La basura se transformó en suciedad y ahora es la base de todo el humor estadounidense convencional”.

(Visited 25 times, 1 visits today)

Deja un comentario