Activistas denuncian fueron desconsiderados por funcionaria del desfile que intentó bloquearles la entrada

NUEVA YORK._ Numerosos activistas comunitarios, muchos de los cuales son críticos acérrimos del manejo que le está dando la directiva al desfile dominicano de Manhattan (Dominican Day Parade), denunciaron anoche que fueron desconsiderados por funcionarias de la organización del evento, citando entre ellas a Lilliam A. Pérez, ex empleada de la oficina de la fiscalía estatal en Manhattan y actual encargada de la Oficina de Compromiso Cívico del presidente del condado de El Bronx.
Los activistas, algunos de los cuales son parte del equipo voluntario de seguridad del congresista Adriano Espaillat, dijeron que Pérez, acompañada por otra mujer que también trabaja en el desfile, intentaron impedir que ellos entraran al área desde se dio inicio a la parada, acusándolos de irrespetuosos y anarquistas.
La discusión, originó un escarce entre ambos lados, y los quejosos denunciaron que además de ellos, otras figuras reconocidas de la comunidad pasaron por la misma situación.
Entre los activistas estaban Sergio Consuegra, Roberto Lizardo, Rhadamés López, el empresario Jaime Vargas y un camarógrafo del programa “El Show de Ramón Aníbal”, a quien también las funcionarias del desfile intentaron bloquearlos.
Pérez, quien se desempeñó como empleada de la oficina del desprestigiado fiscal estatal Eric Schneiderman, quien fue acusado en mayo de 2018 de agresión sexual por numerosos mujeres, aunque luego el caso fue desestimado por la fiscal a cargo, alegando la limitación del estatus, que establece la caducidad de esas imputaciones.
El alcalde Bill de Blasio, también es acusado de formar parte del grupo político que estructuró la directiva y el manejo del desfile.
Los activistas, la acusan además de haber “conspirado”, cuando por gestiones de su antiguo jefe, el entonces fiscal estatal, el activista Nelson Peña, fue despojado del desfile, alegando una serie de manejos erráticos en la dirección del evento, donde él llevaba más de 20 años.
Los denunciantes, dicen que Pérez y otros empleados dominicanos de Schneiderman, fueron quienes armaron ilegalmente el esquema y la directiva que rige actualmente el montaje de la parada.
“Ella, conspiró para escoger a personas que no tienen ningún vínculo con nuestra comunidad e incluso, algunos no viven en ninguna área dominicana, sino fuera de la ciudad, por lo que nunca han participado en los eventos comunitarios, que los podría calificar como merecedores de ser parte de esa directiva”, agregaron.
Explicaron que Pérez, al tiempo que era empleada del fiscal y actuar ilegalmente en la armadura de la dirección de la parada, formaba parte de la estructura orgánica del desfile, donde viene beneficiándose desde el principio.
Pérez, fue escogida por la directiva que ella ayudó a armar como madrina de la parada en el desfile de 2018.
Detallaron que un recurso de ilegitimidad contra la directiva de la parada, será sometido próximamente en la corte, para pedirle al tribunal que la disuelva y ordene que los miembros de la dirección, sean escogidos por votos.
También, deploraron que el desfile sea manejado por una directiva que ignora los aportes y las trayectorias de muchos activistas y profesionales en diferentes áreas, algunos de los cuales, fueron fundadores del primer desfile, que debutó en 1982 en la avenida Ámsterdam en el Alto Manhattan.
“Además del carácter ilegal de esa directiva, estamos viendo como la dominicanidad sigue siendo ignorada y sus miembros están actuando como una corporación de élite, escogiendo medalaganariamente y quienes convengan a sus intereses”, añadieron.
Citaron que la hija de una ex presidenta de la parada, ha sido la encargada de hacer los contratos con las corporaciones que patrocinan la parada, a cambio de un jugoso porcentaje, lo que junto a la posición de Pérez, viola claramente la ley contra el conflicto de intereses.
“No es posible que una funcionaria de la fiscalía, que se prestó para conspirar contra la comunidad, haya formado parte también del manejo del desfile, lo que es otra desconsideración y burla contra la dominicanidad en la diáspora”, dijeron los denunciantes.
Recordaron que en más de un 90%, los integrantes de la directiva de la parada, son totalmente desconocidos en el seno de la comunidad y casi ninguno de ellos, participa en actividades que benefician a los dominicanos.
“Nadie, los ha visto nunca, ni siquiera cuando hemos hecho jornadas de recolección de ayudas, en momentos en que la República Dominicana ha sido golpeada por huracanes, tormentas, inundaciones y otros fenómenos naturales, lo que es un ejemplo de su completa desconexión de la comunidad”, agregaron.

(Visited 11 times, 2 visits today)

Deja un comentario