Emociones de todo tipo y a flor de piel en Locarno Film Festival 72

Angela Rossò
rossoangi@gmail.com

En el tercer día de la 72 edición de Locarno Film Festival 2019 han desfilado muchas historias qué acompañada de sus protagonista, productores y escritores en la mayoría de las presentaciones, han renovado emociones de todo tipo y quizás han abierto heridas pendientes de sanar.
Argumentos de tipo raciales, depredación de los recursos naturales y daños irreparables al planeta, estereotipos y convencionalismos sociales, conductas juveniles problemáticas, amores prohibidos y añoranza de afectos extinguidos, son solo algunos de temas que tratan las diferentes historias proyectas en las pantallas de Locarno Film Festival.
He aquí la invitación, para recorrer conmigo varios continentes, cada uno con su desventura, fascinación y retos por alcanzar:
Esta mañana el productor y escritor senegalés, Ousmane Sembène nos llevó a su querido Senegal en 1966, nacimiento del cine narrativo en el continente africano, para contar la historia de Diouana, una muchacha analfabeta, que es contratada por una pareja de blancos burgueses.
Supuestamente su trabajo se limitaría a ocuparse de los niños, pero más tarde por petición de sus empleadores, acepta acompañarlos a Antibes, en la Costa Azul Francia, para las vacaciones. Allá, las cosas cambian y Diouana es obligada a realizar todas las tareas domésticas, sin ningún día de descanso, ni salario y privada de todos sus derechos.
De África viajamos a las periferias de Manaus, en Brasil, para descubrir en The Fever la historia de un indígena llamado Justino que trabaja como guardia de seguridad en el puerto de la ciudad y que vive junto a su hija Vanessa quien se irá de casa para ingresar a la escuela de medicina en Brasilia.


Poco después de que Vanessa es aceptada en la escuela de medicina, Justino sufre una misteriosa dolencia; Vanessa diagnostica fiebre, pero Justino le dice que es otra cosa, algo que ella no entendería. Porque Justino es un hombre que vive en el medio, en la frontera de la ciudad y la selva tropical, dividido entre su trabajo en la metrópoli del Amazonas y el llamado de sus raíces indígenas en una aldea en el interior del bosque.
Según algunos críticos, el poder y la belleza del primer largometraje de ficción de Maya Da-Rin, la productora, reside en la manera discreta pero hipnótica en la que la cámara acompaña a Justino, siguiendo los ritmos y patrones de su vida diaria y, finalmente, invitándonos a sumergirnos en sus sueños.
Con La Sainte Famille, acompañamos al productor y actor Louis-Do de Lencquesaing, junto a la también actriz Marthe Keller, en un viaje a Francia para indagar sobre la vida de un reconocido académico, que ha sido elegido ministro de la familia, aunque se siente perdido frente a los eventos que lo sacuden.
La película describe convencionalismos, irregularidades y excentricidades de la clase media alta francesa con una extraña pertinencia y elegancia.
Luego de proyectada la película, los actores en conferencia de prensa insistieron sobre la importancia de la convivencia familiar, de aceptarse a pesar de las diferencias y decirse las verdades necesarias aunque el momento no sea oportuno.
No pudimos rechazar la invitación de Park Chan-wook, productor de Boksuneun naui geot, a Corea del Sur, para conocer la historia de un trabajador sordo mudo que permanece desempleado, y en busca de dinero fácil, termina siendo víctima de una ronda de traficantes de órganos. Cuando secuestra a la hija de su antiguo empleador, se desencadena una cadena de dolor imparable.
La película es romanizada por el actor Song Kang-ho, quien compite por el premio Excellence Award de Locarno Film Festival 72.
Todas estas emociones vividas hoy, hicieron posible que todas las salas de cine dispuestas para proyectar las películas seleccionadas en Locarno Film Festival 2019, se mantuvieron abarrotadas de personas.

(Visited 34 times, 1 visits today)

Deja un comentario