Adiós a Dominicana Bautista viuda Soto

El fallecimiento hace unos días de doña Dominicana Bautista de Soto, mi amiga de siempre, enluta a su familia y a todos la que la apreciamos.
Gran dominicana, fue la esposa de Orbe de Jesús Soto Hernández, solidario al igual que ella y quienes aportaron a los sectores productivos de la nación desde el Ingenio Esperanza y otros centrales azucareros.
Fue en la misa de nueve días de su inseparable esposo que hablé por última vez con Dominicana Bautista, a la que le ratifiqué mi aprecio de siempre.
Dominicana Bautista fue mi madrina cuando me gradué en octavo curso en el municipio de Esperanza, tierra a la que amaron Orbe y Dominicana.
Orbe y Dominicana aportaron bastante a la sociedad a través del rotarismo.


Desde niño mantuve contacto con Orbe y Dominicana, quienes visitaban con frecuencia el Club del Cerro en Esperanza, al que acudían mi padre Miguel Jiménez Santelises y otros funcionarios y empleados del central azucarero.
Después que me trasladé a Santo Domingo para cursar estudios en la Universidad Autónoma de Santo Domingo ( UASD), reinicié el contacto con Dominicana y Orbe, visitándolo en ocasiones en su residencia.
Doña Dominicana y Orbe fueron cultivadores de amigos, al igual que sus hijos.
El último día que visité la pareja fue a propósito de una visita que le hizo una familia Esperanceña.
Orbe y Dominicana siempre me abordaban sobre familias esperanceñas con las que hicieron amistad en sus años de administración del Ingenio Esperanza.
El fallecimiento de Dominicana es una pérdida para la sociedad y su familia.
Dominicana hará mucha falta, descanse en paz, apreciada y muy bien valorada amiga.
En mi caso, nunca olvidaré a Dominicana Bautista viuda Soto, paz a su alma.

(Visited 48 times, 2 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario