“Los Artículos 3 y 267 de la Constitución”

Quiero comenzar este trabajo con los artículos 3.- y 267.- de nuestra Constitución, el 3.- reza lo siguiente: la inviolabilidad de la soberanía y principio de no intervención. La soberanía de la Nación Dominicana, Estado libre e independiente de todo poder extranjero, es inviolable. Ninguno de los poderes públicos organizados por la presente Constitución puede realizar o permitir la realización de actos que constituyan una intervención directa o indirecta en los asuntos internos o externos de la Republica Dominicana o una injerencia que atente contra la personalidad e integridad del Estado y de los atributos que se le reconocen y consagran en esta Constitución. El principio de la no intervención constituye una norma invariable de la política internacional dominicana.
Mientras que el artículo 267.- es muy preciso en su señalamiento que reza de la siguiente manera: la reforma de la Constitución solo podrá hacerse en la forma que indica ella misma y no podrá jamás ser suspendida ni anulada por ningún poder o autoridad, ni tampoco por aclamaciones de índoles populares.
Cabe muy bien señalar, que la Constitución de la Republica Dominicana no está en peligro ni mucho menos en venta como si fuera un artículo de mercado como lo señalan los eternos enemigos históricos de la nación como son los criollos del patio y los extranjeros intrusos.
Mientras que aquí grupos a través de marchas de protestas, se pronuncian públicamente, expresan que están en contra de una reforma a la Carta Sustantiva de la Nación que hasta han llegado a la desfachatez de utilizar el nombre del padre de la patria buscando congraciarse con el simulador impenitente, el monarca sin corona Leonel Fernández III y el mongólico raca vaca ahora hijo adoptivo de los violadores de nuestra Constitución como son los injerencistas Bob Menéndez, Mike Pompeo y Rudolph Giuliani y una recua de alcahuetes inorgánico sin mañana como son aquellos malos dominicanos que los secundan y figuras internacionales de conocedores de nuestra Constitución y leyes del país, que están vociferando pendejadas sobre la Carta Magna de la Nación como son estos nefastos personajes como Bob Menéndez, Mike Pompeo y Rudolph Giuliani, sirviente iracundo mensajeros de la muerte inquilino de la Casa Blanca de Washington embajadores del mal, de la mentira tahúres de mala monte sembradores de espanto, terror y de injerencia en los asuntos internos de los pueblos. Mientras que por otro lado hay una campaña aviesa de grupos que adversan al presidente Medina de agitación publica para maniatar a los legisladores de que no puedan votar a favor de una segura reforma de la Constitución, como son esos grupos de facinerosos que siguen al expresidente Leonel Fernández, estos dicen que no dan los votos, mientras que los Danilistas dicen que si dan. Yo creo en lo que dicen los seguidores de Danilo Medina, que es la verdad. En cambio estos funestos injerencistas como Bob Menéndez, Mike Pompeo y Rudolph Giuliani, junto a los sectores más ominoso de la oposición entreguistas confeso de la soberanía nacional, son los que se niegan a reconocer una nueva reforma a la Constitución. Pues todo esto es porque le temen a una repostulación del presidente Danilo Medina, no porque defienden la Constitución si no porque le temen a el presidente Medina un ganador seguro.

(Visited 1.059 times, 2 visits today)

Deja un comentario