Ratifican en apelación cadena perpetua a dominicano que asesinó de 15 hachazos a su ex esposa en Nueva Jersey

NUEVA YORK._ La Corte Estatal de Apelaciones en Nueva Jersey, ratificó el martes la sentencia de cadena perpetua al dominicano Fernando Chireno, de 43 años de edad, quien en 2008, asesinó de 15 hachazos a su ex esposa Luisa Chireno de 26, después de comprar el arma en una tienda de la cadena Home Depot.
Chireno, quien residía en Passaic (Nueva Jersey), pierde la segunda apelación, luego que en 2014, sus abogados fracasaron con la misma moción, cuando otro panel de jueces también ratificó la condena.
Chireno mató a su ex mujer en abril de 2008, después de sacarla a fuerza de la casa. Un vecino fue testigo del crimen y declaró que vio a Chireno golpear repetidamente a Los tres hijos de la pareja estaban dentro de la casa, uno de ellos recién nacido durmiendo, pero la policía encontró a sus hijas, de 5 y 7 años, escondidas debajo de una manta.
Chireno, fue arrestado en la escena del crimen después de ser dejado por un conductor de taxi.
La corte de apelaciones describió ese momento como la parte más extraña del caso:, porque el hermano de Luisa tomó el taxi hasta la casa del asesinato y en el camino mostró al conductor una foto de Fernando y le dijo que estaba seguro de que él era el asesino, y si lo veía, iba a llamar a la policía.
Poco tiempo después, el conductor del taxi vio a Chireno en una esquina a pocas cuadras de distancia y el asesino llamó al taxi para que lo llevara al otro lado de la ciudad.
El conductor volvió a la escena, salió del taxi y llamó a la policía.
Cuando la policía esposó a Chireno, según la decisión de la apelación, una pequeña multitud, incluidos los miembros de la familia de la víctima, se abalanzaron sobre el matador con la intención de lincharlo.
El oficial que lo arrestó testificó más tarde que Chireno admitió de inmediato que había matado a su esposa y le dijo en español que la familia de mi esposa me va a matar.
Chireno testificó en su juicio que sufrió una enfermedad mental y escuchó voces, y un psiquiatra que testificó en su favor estuvo de acuerdo, y concluyó que estaba haciendo lo que Dios le dijo y no se dio cuenta de que estaba mal.
El psiquiatra de la fiscalía aceptó que Chireno padecía un trastorno psicológico mental, pero no creía que sus síntomas fueran agudos o esquizofrénicos, y dijo que Chireno estaba fingiendo los síntomas, tenía un plan deliberado y mató a su esposa por celos.
Luisa Chireno fue frecuentemente víctima de violencia doméstica. Otros testimonios en el juicio incluyeron a su hermana, quien declaró que Fernando estaba indignado por la negativa de su esposa a desestimar la orden de restricción que había obtenido contra él, y él había amenazado su vida en los días previos a su muerte.
El jurado también vio un video que Luisa grabó meses antes de la muerte de su marido, amenazándola con matarla mientras empuñaba un cuchillo grande.
En la grabación, se puede escuchar a Luisa diciendo que estaba grabando sus amenazas para que su familia las entregara a la policía después de que su esposo la matara, señaló la corte de apelaciones.

(Visited 1.021 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *