SE IMPONDRÁ EL SOBORNO

Leyendo este fin de semana las declaraciones del presidente de la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), donde advierte que sobornar a congresistas para lograr conseguir los votos para otra reforma constitucional laceraría el grado de institucionalidad que con muchos esfuerzos y sacrificios ha logrado construir el pueblo dominicano.
El joven empresario advirtió que sobornar congresista afectaría institucionalidad del país, y que por tanto, la misma solo debe ser modificada para ampliar derechos que beneficien  a todos.
Guillermo Julián contesto de esa manera cuando fue abordado sobre las denuncias hechas por distintas personas entre las cuales un aspirante del Partido Revolucionario Moderno (PRM), en el sentido de que en el Congreso Nacional se han hechos ofertas a legisladores para apoyar la modificación del texto sustantivo.
Pero este joven empresario debió dejar bien claro con nombre y apellidos el nombre de ese aspirante presidencial del PRM, porque entonces sus declaraciones caerían en un vacío por falta de pruebas y de credibilidad, porque debió mencionar quien es, si es Luis Abinader, Hipólito Mejía o cual otro candidato del PRM. Porque este asunto de la enmienda a la Constitución se ha tomado como un ariete de campaña política electoral, por eso no tiene otro objetivo  nada más que para conseguir adeptos.
Porque estos jóvenes empresarios no se expresaron así cuando la misma fueron modificadas para las reelecciones de: Joaquín Balaguer, Leonel Fernández, Hipólito Mejía y el mismo Danilo Medina, y nunca se pronunciaron, ¿Por qué ahora? ¿A cuáles intereses políticos le están sirviendo estas declaraciones? ¿Con quién está la ANJE? ¿Con Dios o con Belcebú? ¿O es que se pretende convertir la Constitución de la República en una guillotina francesa?   
¿Están tomando estas agrupaciones políticas, la Constitución como un instrumento político para ellos llegar al poder?  
La Anje como el candidato presidencial del  PRM, deben saber de que los congresistas no pueden y no deben ser sobornados, porque para eliminar la enmienda, no es necesario una modificación a la Constitución, porque esa enmienda fue provisional.
Además la misma Carta Magna, establece la forma en que debe ser modificada, sin beneficiar intereses particulares y, por lo tanto, los congresistas no se deben prestar a recibir un soborno como pago, cuando la misma deba ser modificada, porque ese es su deber y están ahí para eso, devengando un salario mensual y en trabajo permanente y sus obligaciones son cuando la misma lo requiera para ser modificada.  
Eso solamente está en las mente de los jóvenes empresarios que todo lo ven como una mercancía y un negocio. Por lo tanto, los Congresistas no son una mercancía, ni un negocio que se venden al mejor postor, porque ellos representan la dignidad nacional.

Enrique A. Sánchez L.

(Visited 254 times, 1 visits today)

Deja un comentario