DAVID ORTIZ: ¿Por qué a mí?

En esta semana que acaba de concluir a sucedido en nuestro país, un hecho que ha conmocionado al mundo entero, por un atentado contra una de las glorias del deporte nacional, como lo es David Ortiz. Herido de bala en un confuso accidente donde nos hemos preguntados, por qué este hecho alevoso, el cual ha llenado de tristeza y dolor al pueblo dominicano y, surgen muchas interrogantes y comentarios sobre el mismos, el cual uno podría decir lleno de asombro ¿por qué a él? Como él mismo lo expresara, ¡por qué a mí! Ésta expresión abre muchas incógnitas y a dejado al pueblo dominicano muy pensativo.
Pensativo, en razón de que hasta el momento no hay un actor intelectual señalado de tan abominable hecho el cual ha dejado atónito al mundo deportivo. Hasta el momento hay varias personas detenidas sin que hasta ahora se vislumbre un responsable de este atentado criminal.
¿Podrían ser estos delincuentes fichados en la policía, con un prontuario delitico de crímenes, ser los responsables de este horrendo hecho? A una semana de este atentado se están haciendo muchas conjeturas sin haber llegado a una conclusión concreta, lo que pone a pensar a uno qué hay detrás de esto.
El pueblo dominicano desea saber un resultado del atentado a David Ortiz; entonces nos encontramos en una sociedad donde no hay seguridad para nadie, para ninguna figura pública en todos los ámbitos, ni siquiera para la alta jerarquía gobernante.  
Nos hallamos ante una descomposición social que da terror, hoy fue David Ortiz, una gloria del deporte a nivel mundial; mañana puede ser cualquiera, una figura de la política nacional y de mayor jerarquía.
Entonces si a una semana de este sonado hecho no se tiene todavía la certeza de poder identificar al autor intelectual del mismo y de dar con los verdaderos responsables de este horrible crimen, nuestra sociedad está en plena libertad de ocurrir cualquier hecho y desamparada de una firme y creyente seguridad ciudadana.

Enrique A. Sánchez L.

(Visited 187 times, 2 visits today)

Deja un comentario