El Gobierno no va a construir ni a regalar viviendas

Por Lic. César Fragoso. Asesor Inmobiliario

El Presidente Luis Abinader ha dado a conocer un extraordinario proyecto de construcción de viviendas para favorecer a los que menos posibilidades tienen de adquirir una casa o apartamento y esta excelente noticia tiene confundidas a muchas personas.

Como a mí me han llamado para consultarme sobre el tema, entiendo que debo hacer algunas aclaraciones en palabras simples que sean del entendimiento de todos.

Lo primero que debo decir es que, aunque ha salido con grandes titulares la información de que “EL gobierno va a construir 60,000 mil viviendas” la realidad es que el Estado NO va construir una sola casa, ni un solo apartamento como parte de ese programa de construcciones.

El propio Presidente Abinader dijo que: “No son proyectos de construcción del Gobierno. Nosotros lo que estamos haciendo básicamente, es facilitar desde la estructura financiera y aquella brecha financiera que los sectores más desposeídos no tienen”.

Adicional a esa aseveración también informó que: “Para este proyecto, el Estado tiene presupuestado una inversión de 200 millones de dólares, en los cuatro años de duración, a través de bonos que serán otorgados a las familias que se acojan a este, pero los bonos y sus beneficios dependen de los ingresos”.

Y todavía fue más preciso al decir que el: “Estado pondrá facilidades de terrenos en todo el país y las construcciones serán “focalizadas y desarrolladas” por lotes en base a un plan previamente establecido”.

A pesar de estas claras informaciones otorgadas por el Presidente Abinader, algunos medios se han referido a la noticia indicando que el Gobierno va a construir esas viviendas y esto tiene a muchos pensando en que les van a regalar una casa o apartamento.

Aquí se hace necesaria otra clara y precisa información ya que a nadie se le va a regalar una de las casas o apartamentos que se construyan en cualquier lugar de la geografía nacional.

En los diferentes mandatos del Dr. Joaquín Balaguer los dominicanos nos acostumbramos a recibir, de parte del Gobierno, apartamentos en forma de regalo o con extremas facilidades de pago y, ante la forma de titular la información dada por el actual Mandatario que algunos medios han usado, hay quienes están pensando que esos tiempos han vuelto a nuestros días.

A los que piensan que volvieron los tiempos de Balaguer, lamentablemente debo decirles que no es así, que esos tiempos ya se fueron y, lo más probable, es que jamás regresen.

Reconociendo el marcado interés del Presidente Luis Abinader de ayudar a que los más humildes lleguen a tener un techo propio, el esfuerzo del Gobierno se limita a poner la tierra para la construcción y a otorgar los bonos detallados, según indicó el Ejecutivo: “Los subsidios del gobierno vendrán en bonos para el pago inicial (Bono Inicial Familiar) y en la tasa de los préstamos (Bono Tasa) para facilitar los pagos mensuales de los nuevos propietarios de vivienda, durante un período de siete años”.

Considerando que esas viviendas serán construidas por promotores del sector privado, tendrá que estar presente la figura del fideicomiso en la que el Estado pone las tierras, los bancos prestan el dinero a los constructores a bajas tasas de interés, reciben los dineros de los compradores y los constructores hacen las viviendas.

Estamos ante la presencia de otro proyecto habitacional similar al de Ciudad Juan Bosh con la diferencia de que será a nivel nacional y, por el momento, no tendrá un nombre específico de una figura importante del partido que hoy dirige la casa de la Dr. Delgado.

Algo que me preocupa y que dejaré para analizarlo más adelante, es lo relativo al posible aumento de los materiales de construcción lo que, sin lugar a ninguna duda, podría encarecer los costos y dejar de ser atractivo para los constructores el desarrollar los proyectos, aún con las favorables condiciones que pretende dar el Estado.

En las pasadas últimas semanas, sin que existiera un plan tan agresivo del uso del cemento como el que se avecina, las asociaciones de desarrolladores de viviendas y constructores en general, se quejaron ante el país por los incrementos que han tenido que soportar en los insumos que utilizan y, las casas y apartamentos, han sufrido alzas en sus precios.

Esperemos a ver qué pasará en los próximos días cuanto este plan de nuevas construcciones comience a ejecutarse.Yo entiendo la buena fe de nuestro Mandatario y su iniciativa para ayudar a que los más pobres lleguen a tener sus casas, sin embargo, la realización de lo prometido no es algo tan simple como decirlo, por lo que la gente debe de entender que: El Gobierno NO va a construir ni a regalar viviendas

(Visited 12 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario