La Escuela Económica

Esteban Delgado
@estebandelgadoq
Empresas con empleados en FASE 1, ¿contratando nuevos?
Desde abril del año 2020, el Gobierno creó el Fondo de Asistencia Social al Empleado (FASE),
dividido en dos partes: FASE 1 para trabajadores suspendidos que no reciben pago de sus
empleadores, por lo que el Estado les aporta una ayuda económica de hasta RD$8,500
mensual; y el FASE 2, para empleados reintegrados en empresas con limitaciones, a los que el
empleado les aporta RD$5,000 mensual para completar su salario. Por ejemplo, si un empleado
tenía un sueldo de RD$17,000 mensual, el empleador le pagaba RD$12,000 y el Estado le
completaba con RD$5,000.
El FASE 2 terminó el 31 de diciembre, pues se entiende que las empresas que ya reintegraron a
sus trabajadores pueden seguir pagando sus salarios completos sin la ayuda que el Estado les
aportó durante nueve meses del año pasado.
En el caso de los trabajadores en FASE 1, el Estado ha decidido extender la ayuda hasta el 30 de
abril, es decir, durante los primeros cuatro meses de este año.
Hace varias semanas La Escuela Económica advertía sobre la necesidad de que el Estado
fiscalice con más atención a las empresas que mantienen empleados suspendidos en FASE 1, a
los que no tienen la obligación de pagarles salarios, pero sí de mantenerles sus derechos
laborales vigentes (cesantía y preaviso) hasta prescindir de sus servicios.
El Código de Trabajo establece que la suspensión de un empleado es por un máximo de 60 días
(dos meses). Transcurrido ese tiempo, el empleador debe reponerlo o despedirlo y pagarle sus
prestaciones laborales. Pero dada la condición especial que vive el país por la pandemia del
covid-19, el Gobierno decidió autorizar suspensiones más extensas de los 60 días.
Por eso muchas empresas cerradas y algunas abiertas parcialmente, han mantenido una
cantidad importante de empleados suspendidos por varios meses, incluso, hasta el 30 de abril
próximo.
Pero, ¿qué ha pasado? Resulta que algunas empresas que están operando “parcialmente”
mantienen empleados suspendidos en FASE 1 y por otro lado están reclutando empleados
nuevos en lugar de reponer a los que tienen parados.
De esa forma, esos empleadores tratan de vencer por cansancio a los trabajadores
suspendidos, a los fines de que renuncien a sus empleos y se busquen otro trabajo, con lo que
pierden sus prestaciones laborales.

Imagínese la situación de un trabajador que devengaba, por ejemplo, RD$20,000 mensual y
ahora lleva cinco o seis meses suspendido recibiendo solo el FASE 1 de RD$8,500. Llega un
momento en que desea buscarse otro empleo, por la tardanza de su empleador en reintegrarlo.
Si consigue otro empleo, renuncia al actual y si empleador se evita de pagarle las prestaciones
laborales acumuladas durante varios años.
Se supone que si un empleador tiene trabajadores suspendidos en FASE 1 y necesita mano de
obra porque su producción se ha ido normalizando, debería reintegrar a esos trabajadores, en
lugar de contratar personal nuevo.
Es por ello que el Ministerio de Trabajo está en el deber de fiscalizar a esas empresas que, con
esas acciones, estarían incurriendo en una doble estafa: colocan a sus trabajadores en un
estado de desesperación para que renuncien y pierdan sus prestaciones, mientras que también
engañan al Estado que está haciendo un sacrificio económico para aportar los recursos que
cada mes reciben esos empleados suspendidos.
Decenas de trabajadores con tres, cuatro, cinco y hasta más años como empleados de
empresas que los mantienen suspendidos han comprobado que sus empleadores están
reclutando personal nuevo, a través de las redes sociales y de agencias de empleos, en lugar de
reintegrarlos.
Ya el Ministerio de Trabajo ha recibido denuncias sobre esa situación, por lo que se espera que
su titular, Luis Miguel de Camps, ordene una investigación al respecto, para evitar que una
ayuda social positiva del Estado se vea manchada por el mal aprovechamiento de ciertos
empleadores.
Se puede verificar cuáles empresas cerradas con sus empleados en FASE 1 han abierto sus
puertas de nuevo sin reintegrar a sus trabajadores suspendidos y también cuáles empresas que
se supone operan con personal limitado por su baja producción, están regularizando sus
operaciones e integrando personal nuevo, mientras mantienen suspendidos a su personal de
varios años de labores.

(Visited 5 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario