Desacertada decisión: R.D. desconoce legitimidad de la AN venezolana

Por Miguel Espaillat Grullón    New York, NY  8/01/2021

1 – La noticia, “la República Dominicana desconoce la legitimidad de la nueva “Asamblea Nacional Venezolana”, no tiene nada de nuevo para los que hemos estado dándole seguimiento a la política exterior hacia Venezuela puesta en práctica por nuestro presidente Luis Abinader.  Ese desconocimiento se justifica argumentando, que esa Asamblea es el resultado de un proceso electoral sin las mínimas garantías democráticas, y porque es rechazado ampliamente por la comunidad internacional, entre los que cuentan, el fascista Jair Bolsonaro (de Brasil), los títeres Sebastián Piñera (de Chile), Francisco Sagasti (de Perú), Iván duque (de Colombia), y José Orlando Hernández (de Honduras). También son de este grupo, el traidor Lenin Moreno (de Ecuador) y el presidente de Haití, entre otros “magníficos paladines de la democracia, la libertad y los derechos humanos”.

2 – Como se recordará, el PRM aún no había llegado al poder, cuando mediante declaraciones públicas y en un comunicado firmado por José Paliza y Carolina Mejía, se instaba al entonces presidente Danilo Medina al absurdo de reconocer a Juan Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela, reconocimiento este, que todavía sigue vigente, a pesar de estar claro, que Guaidó es un vulgar ladrón de los recursos de Venezuela, y alguien que se ha confabulado con una oposición canalla y con los imperios, para invadir y saquear a su propio país.  

3 – Ante esta situación, se hace cuesta arriba asimilar, que a esta altura del juego, cuando ya Donald Trump ha dado muestras más que suficientes de ser un desquiciado narcisista, que con su xenofobia y racismo le ha hecho un daño inconmensurable a su país y al mundo, y que pese a ello, aún nuestro gobierno siga apoyando la funesta agenda internacional que ese loco malvado ha venido llevando a cabo contra nuestros hermanos venezolanos.  Es un absurdo apoyar a alguien que se ha autoproclamado en una esquina presidente de un país soberano. Solo a un loco como a Trump se le ocurre semejante barbaridad y quienes lo apoyan, por silogismo, también pasan a ser violadores bárbaros del derecho internacional y cómplices en la agenda de abusos de poder, de un loco, contra un país soberano.  

4 – De las declaraciones del gobierno dominicano, para rechazar la AN venezolana, llama poderosamente la atención las declaraciones siguientes:  “Vemos con suma preocupación la crisis humanitaria y el deterioro de la democracia y los derechos humanos en Venezuela”.   

5 – Del párrafo anterior observo, que no se toma en cuenta, ni se consideran las verdaderas razones de esa crisis humanitaria, ni se responsabiliza a quienes con el bloqueo económico y financiero y terrorismo al más alto nivel, la han provocado; o sea, con esta declaración se oculta y omite la agenda imperialista del nefasto Donald Trump y de los funcionarios fascistas que le apoyan en este “crimen de lesa humanidad”, contra el pueblo venezolano.   

6 – Si al gobierno dominicano, por la prisa, y por los tantos problemas que enfrenta, o por un deficiente asesoramiento se le ha escapado este punto, me permito señalar al jefe de la diplomacia, las lagunas y errores de su comunicado, rechazando la nueva AN de la Venezuela libre y soberana.  

7 – Si el gobierno dominicano ve con suma preocupación la crisis humanitaria que está sufriendo el pueblo venezolano, y busca su solución, entonces, lo primero que tiene que hacer es identificar qué cosas provocan esa crisis, y quienes la provocan, algo que en el día de hoy es sumamente fácil, dado la cantidad de informaciones que fluyen al alcance de todos en los infinitos medios de comunicación existentes en este tiempo.      

8 – Sucede, que los gobernantes del imperio han declarado públicamente: “tenemos que derrocar al gobierno de Nicolas Maduro, porque el mismo no conviene a nuestros intereses”. (lo mismo hicieron con Chávez y con todo gobernante en cualquier región del mundo, que se niegue a seguir las directrices del establishment del imperio.   

9 – Todas las opciones están sobre la mesa para derrocar a Maduro, incluyendo la militar; han planteado en diversas ocasiones Trump y sus fascista funcionarios, entre ellos el terrible Mike Pompeo, el mismo que declaró cuando era jefe de la CIA, que robaba, mataba y mentía. Iguales declaraciones ha hecho el también fascista Elliot Abrams, un desalmado que en El Salvador creó “Los Escuadrones de la Muerte”, y que es el primer responsable de la “Masacre de el Mozote” en ese mismo país. Figúrese usted, gente endemoniada como estos, son los que han sido comisionados para llevar a Venezuela la democracia, la libertad y respecto a los derechos humanos. Es algo así, como comisionar al diablo, para que predique el evangelio de Jesucristo.

10 – Gente satánica como estos, son los “Ángeles de Trump” para derrocar al legítimo gobierno de Nicolas Maduro usando “La Guerra de Cuarta Generación”.   Vamos a iniciar la guerra contra Venezuela con un bloqueo económico y financiero – han declarado ellos -.  Haremos colapsar la economía de ese país.  Le cerraremos todas las cuentas bancarias en extranjero e impediremos que todos los bancos y empresas del mundo hagan negocios con Venezuela. Llevaremos a la ruina a PDVSA e impediremos la venta de su petróleo, para que la industria petrolera venezolana colapse, a tal punto, que no se pueda producir ni la gasolina que la gente necesita para su diario vivir.  Promoveremos la desestabilización y la quiebra del gobierno; para ello haremos que prevalezca el mayor caos en todo. Impediremos que compren los repuestos necesarios para el mantenimiento de sus equipos y maquinarias, cualquiera que estos sean. Sembraremos el descontento en la población saboteando los servicios básicos, principalmente la energía eléctrica, agua, transporte y cuidados de salud.  Haremos que las calles sean inseguras apoyando protestas masivas y actos terroristas con grupos e individuos que patrocinamos.  causaremos que la gente tiemble de miedo. Llevaremos a cabo la guerra mediática y cualquier otra guerra con la que podamos dañar al gobierno chavista.   Impediremos que Nicolás Maduro pueda comprar alimentos y medicinas, de modo, que el desabastecimiento cause en la población el mayor sufrimiento posible. Que los venezolanos pasen hambre y toda clase de penurias, para que al final se rindan, al ver que su lucha por vencernos, es en vano.     

11 – El contenido del párrafo anterior no se ha quedado en simples palabrerías del imperio, sino, que las mismas se han consumado en hechos concretos y constatables.  Es decir, las causas de la crisis humanitaria que padece Venezuela, que tanto preocupa al gobierno dominicano y a otros de su misma ideología y mentalidad, están plenamente identificadas, pero se omiten, para estar en consonancia con el imperio.   

12 – No obstante, la realidad sobre Venezuela, no es desconocida por todos, porque todos no somos borregos, ni gente indiferente a los abusos y a las grandes injusticias que se dan en este mundo. En consecuencia, como podemos pensar, inquirimos y preguntamos: ¿De dónde le sale al imperio que ha establecido las dictaduras más crueles y terriblemente sangrientas en nuestra América, venir ahora con que combate la dictadura de Venezuela?

13 – Ante toda esta situación, que históricamente es recurrente, la lógica y el sentido común nos dicen, que la solución a la grave crisis humanitaria por la que están atravesando los venezolanos, no se resuelve con las elecciones libres a la manera de como las quiere el imperio y la Unión Europea (siempre amañadas para que gane un títere), sino, que esta crisis humanitaria solo finalizará, cuando cese el criminal bloqueo y el terrorismo, que el imperio está llevando a cabo para asfixiar el gobierno presidido por Nicolás Maduro, tal como es el objetivo que han declarado públicamente, Trump y sus principales funcionarios fascistas.     

14 – La brutal política exterior de Trump contra Venezuela (pero también contra Cuba, Nicaragua y cualquier otro país que no se doblegue ante el imperio) tienen sus raíces en “El Destino Manifiesto” – “América para los americanos” – “El nuevo Orden Mundial” y otras doctrinas.

15 – Embriagado del poder, y apoyándose en estas doctrinas, el poderoso Allen W Dulles en su tiempo expresó:  “Los Estados Unidos poseen el 50% de la riqueza del mundo, pero sólo el 6% de su población. En tales condiciones, es imposible evitar que la gente nos envidie. Nuestra auténtica tarea consiste en mantener esta posición de disparidad sin detrimento de nuestra seguridad nacional.  Para lograrlo, tendremos que desprendernos de sentimentalismos y tonterías. Hemos de dejarnos de objetivos vagos y poco realistas como los derechos humanos, la mejora de los niveles de vida y la democratización. Pronto llegará el día en que tendremos que funcionar con conceptos directos de poder. Cuantas menos bobadas idealistas dificultan nuestra tarea, mejor nos irá.”

16 – En esta misma línea se expresó Henry Kissinger cuando era el poderoso Secretario de Estado de Richard Nixon: “El petróleo es vital para el mantenimiento y desarrollo de nuestra industria y para la seguridad nacional.  Si un país tiene petróleo, lo consideramos nuestro y no podemos dejarlo a merced de lo que diga, piense o guste alguien que esté de presidente de una nación de razas inferiores. Actualizando este criterio, como dijo Trump, de países de la mierda, como hoy dice George Bush hijo, de países bananeros, o como todos ellos, creen…, de colonias nuestras, de patios traseros”.        

A manera de conclusión

A – Estamos totalmente de acuerdo con estrechar nuestras relaciones de todo tipo, con todos los países del mundo, pero muy especialmente con los Estados Unidos de Norteamérica, porque es nuestro principal socio comercial, porque estamos en el mismo hemisferio occidental, y porque tenemos en su territorio más de dos millones de dominicanos; ¡pero ojo!, porque también este imperio es nuestro mayor depredador. Hasta ahora, a lo largo de los años, esta potencia nos ha estado dando el abrazo del oso, picotazos de buitres y mordidas de tiburones y hienas, por lo que es necesario modificar esas relaciones para transformarlas sobre la base de respecto mutuo y equidad comercial. Las relaciones con este imperio o con alguien más, no pueden estar condicionadas sobre la base de enemistarnos con Venezuela, Cuba, China, o con otro país del mundo, porque el imperio exija que así tiene que ser, so pena de las famosas sanciones y bloqueos que ellos saben aplicar.    La genuflexión, las imposiciones, la inequidad comercial, el considerarnos su colonia o patio trasero, eso tiene que desaparecer en las nuevas relaciones del imperio con nuestro país, y el resto del mundo.   

B – Si frente a la situación de Venezuela, se tiene la capacidad de ver la parte, en el contexto del todo, lógicamente se llegará a la conclusión, de que la guerra desatada por el imperio contra este país para derrocar al chavismo y al presidente Nicolás Maduro, nada tiene que ver con democracia, libertad y derechos humanos, sino, con petróleo, oro, coltán, otras riquezas y geopolítica.  Si el interés del imperio por derrocar al presidente Maduro, estuviera cimentado en la compasión hacia los millones de venezolanos que sufren hambre y mil penurias, (tal como se pregona), entonces, no habría impedimento para la compra de alimentos y medicamentos ni sabotaje a los servicios básicos.  Pero también, si esa compasión fuera genuina, Haití fuera asistido, y no dejado en banda a su destino cruel de desolación, desesperanza, hambre y muerte.  

C – En este momento, sobre la política internacional hacia Venezuela, bien haría nuestro país con alinearse con estados que sus relaciones internacionales, están sujetas al “Derecho Internacional”, tal como lo hace el presidente mexicano Manuel López Obrador y otros que están a su altura.  Alinearse con republiquetas bananeras y semicolonias como lo es hoy Brasil, Honduras y Haití (que negocia su apoyo a cambio de “marifingas”), y con los demás del lacayo Grupo Lima” para que el imperio tome posesión de Venezuela, no es una opción que aprobarían nuestros patricios, héroes y heroínas de la patria; ni Simón Bolívar, ni un José Martí, pero tampoco, un Thomas Paine.

D – Si nuestro gobierno, verdaderamente quiere contribuir con la democracia, la paz, el progreso, la vigencia de los derechos humanos y la justicia social en este mundo, entonces, que no se limite sólo a hacer observaciones, exhortaciones y oposición contra Venezuela, sino, que también haga extensivo sus preocupaciones y solidaridad para con el pueblo de Honduras, que tiene un gobierno autoritario producto de un vulgar fraude electoral.  Que mire hacia Colombia, donde a los periodistas y líderes sociales y a los exguerrilleros de la FAR los están asesinando como moscas.  Que alce su voz por Brasil, donde las desigualdades sociales son brutales, y cuyo presidente es un fascista de la peor calaña. Que luche junto a los ecuatorianos que quieren salir del traidor Lenin Moreno, que con la aplicación del neoliberalismo salvaje ha destruido la economía de Ecuador que Rafael Correa dejó saneada.  Que mande notas diplomáticas de protesta a Israel, por el trato fascista que esa nación judía le está dando al pueblo de Palestina. Que le dirija cuanta nota de disentimiento sea necesaria al gobierno de Chile por haber dejado tuerto a más de 400 manifestantes, cuando pedían pacíficamente un cambio para su país. Que se proteste contra Arabia Saudita, por su salvajismo contra las mujeres y con Yemen, una nación contra la que se está llevando a cabo un genocidio.  Que se proteste contra quienes han llevado muerte y destrucción a Irak, Afganistán, Libia y Siria y a otras partes del mundo.   

E – En fin, mostrar preocupación y rechazo a los gobiernos que el imperio tiene como antidemocráticos, y en consecuencia como violadores de los derechos humanos, opresores del pueblo, y un largo etc., no es del todo una posición honesta, ni que ayude a la consecución de la democracia universal que decimos querer establecer.  Todos sabemos quienes son para el imperio sus preferidos “hijos de puta” y los luchadores por la libertad.  Cierto, sabemos que enfrentar el imperio frontalmente es llevar las de perder, pero AMLO con sus formas varil y patriotismo ha demostrado, que no es necesaria la genuflexión para torear el imperio y hacer valer la soberanía y la libre determinación de un pueblo.  

F – De no ser así, se cumplirá literalmente la sentencia de nuestro Juan Pablo Duarte que reza así: “Nuestra Patria ha de ser libre e independiente de toda potencia extranjera o se hunde la isla”.  Y se hundirá, si no frenamos la injerencia extranjera que con la bárbara explotación de nuestros recursos mineros, destruirá nuestros bosques y ríos, lagos, praderas y montañas, y por consecuencia harán de nuestra bella isla un desierto, que la hundirá en la más terrible pobreza.

G – En este batallar, Bolívar fue profético cuando sentenció: «Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad».  Es lo que han hecho con Venezuela y Cuba; las han plagado de miseria, en nombre de la libertad. Los Estados Unidos de Norteamérica, a lo interno, es una democracia imperfecta, pero al  fina una democracia, pero a lo externo, es un imperialismo, o sea, una dictadura mundial, para guerra y depredación.

H- ¡Latinoamericanos!, los imperios siempre han estado dirigidos por hombres nada santos, por hombres ajenos al bien, muy proclives a la concupiscencia, por lo que, la poca humanidad de ellos, es engendro para la codicia, angurria y maldad.  Actualmente, entre los funcionarios de Trump, no encontramos uno, que sea democrático y verdaderamente cristianos como dicen ser, sino, que son fascistas y fariseos de larga data.  Entonces, ¡defendámonos de esos “locotrones y de los que vienen (que no son pocos), antes que nos devoren!  ¡Abramos los ojos!, tal como han hecho los venezolanos, cubanos, nicaragüenses y otros pueblos hermanos, antes que ellos hundan nuestra isla.

I – La Barrick Gold, Falcondo, Newmont, Gold Quest Mining, Precipitate Gold, Unit Gold, etc., todas son transnacionales que comen hombres, mujeres, niños, ríos, montañas, llanos, praderas y ciudades y la soberanía de los pueblos, buscando con avidez, como Colón, Cortez, Pizarro y otros endemoniados, oro y cualquier otro metal, y en este tiempo petróleo, sin importarles el daño que hacen a un país, porque los dueños de estas empresas, le han vendido su alma al diablo.   ¡Sepamos pues, defendernos de ellos!  Nadie lo hará, por nosotros. Hagámoslo tal cual lo hacen los venezolanos, defendiendo su patria de los depredadores nacionales e internacionales.  Y aboguemos porque los imperios rectifiquen “su abusivo accionar de tiburones contra sardinas”, puesto que por el camino que vamos, de no enmendarse a tiempo, la predicción del apocalipsis, relativa al Armagedón, no está lejos.

El que tenga oídos, que oiga…

(Visited 12 times, 4 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario