Espero que el Año 2021 rompa el paradigma

Por: Dr. Amín Cruz

“No podemos olvidar los errores, pero cada lección nos llena de sabiduría. ¡Que la felicidad te aguarde en este año que comienza!», AC.

Este nue­vo año 2021, espero que recicle y rompa el paradigma de la tristeza universal de miles de muertos en nuestros países, (mundo con 1.8 millones), espero que la vacuna sea la vía de solución para la vida, te da­mos gra­cia Señor por la vida, el amor, por las flo­res, el aire, el sol, por la ale­gría, el do­lor, por cuan­to fue po­si­ble y por lo que no se pudo hacer en la humanidad.

Esta pandemia en el 2020 transformó el mundo y la vida del ser humano, pero aun así quiero decir que hemos sobrevivido a pesar de la situación, soy un sobreviviente del Covid19. Hay que decir gracias Dios mío por lo que hice en el año que aca­ba de ter­mi­nar, el tra­ba­jo que pude rea­li­zar y las co­sas que pa­sa­ron por mis ma­nos y lo que con ellas pude con­tri­buir a ser fe­liz a los de­más.

Dios mío, due­ño del tiem­po y de la eter­ni­dad, te da­mos gra­cias por el año que lle­ga a su fin, y te pe­di­mos que el nue­vo año 2021 sea de ben­di­cio­nes y esperanza con la nueva vacuna para to­dos los se­res hu­ma­nos. Una de las cosas que ne­ce­si­ta­mos en este año 2021 es ven­cer el mie­do, la duda o el te­mor, cada una de ellas, no ayu­dan a nada, al con­tra­rio, son las que nos evi­tan al­can­zar nues­tros ob­je­ti­vos o me­tas. 

Este año 2021 es muy es­pe­cial porque rompe un antes y un después con una pandemia que azota al mundo, hace más de un siglo que existió algo regional catastrófico pero no fue universal, hoy vivimos esta realidad y exhortó a to­dos mis lec­to­res para que jun­tos re­fle­xio­ne­mos el de­ve­nir de los 365 días, es­ta­mos co­men­zan­do un nue­vo año y como cada año siem­pre tratamos de proponernos me­tas, vamos a eva­luar cuánto avan­za­mos y que cosas lo­gra­mos.

Quie­ro ex­pre­sar mi gra­ti­tud a Dios di­cién­do­le, aquí pre­sen­to a mi hi­jos, mi fami­lia y a las per­so­nas que a lo lar­go de es­tos me­ses amé y amo, las amistades vieja y nuevas, a todos los que me die­ron su mano y aque­llos que me ayu­da­ron, igual a los que pude ayu­dar, también con los que com­par­tí parte de mi vida, por igual a to­dos los co­le­gas pe­rio­dis­tas, es­cri­to­res, pro­fe­so­res, al Con­gre­so His­pa­noa­me­ri­cano de Pren­sa, Con­gre­so Mun­dial de Uni­ver­si­da­des, In­ter­na­tio­nal Con­gress Uni­ver­si­ties and Me­dia…

Hoy, en este año 2021, Se­ñor quie­ro pe­dir­te per­dón, debo lim­piar mi in­te­rior pi­dien­do per­dón a to­dos aque­llos que se sin­tie­ron ofen­di­do y per­dón por el tiem­po per­di­do en el año pa­sa­do, por el di­ne­ro mal gas­ta­do, por la pa­la­bra inú­til y el amor des­per­di­cia­do.

Per­dón por las obras va­cías y por el tra­ba­jo mal he­cho, es hora de dejar atrás todo lo malo que en el año an­te­rior nos pasó, incluyendo el Covid19, re­ci­clar aque­llas co­sas que no sirven y ver ha­cia de­lan­te con la men­te sana y libre en un año de nue­vas opor­tu­ni­da­des, dando gra­cias al tra­ba­jo, el do­lor y la ale­gría.

Quiero unirme al dolor de muchos que han perdido sus seres queridos, familia y amistades, qui­zás mu­chos de los que hoy me leen tu­vie­ron un año muy di­fí­cil, con ex­pe­rien­cias bas­tan­te do­lo­ro­sas, sin em­bar­go, hoy es­ta­mos en un nue­vo año, y nada te tie­ne que ha­cer pen­sar que en este año nue­vo te ira igual o peor, al con­tra­rio, es bueno pen­sar que es­ta­mos en un año de nuevas opor­tu­ni­da­des, en don­de lo que hice mal el año pa­sa­do, en este nue­vo año lo pue­do ha­cer bien o mejor.

Hoy tú y yo de­ci­di­mos que es lo que que­re­mos para nues­tra vida. Po­de­mos ele­gir en­tre es­tar tris­te por lo ocu­rri­do en el pa­sa­do o ver ha­cia de­lan­te confian­do en que lo haré me­jor, por­que aho­ra he apren­di­do de mis erro­res o de la pandemia, esto de­be­mos apli­car­lo en el de­ve­nir de la vida, es po­si­ble que ven­gan mu­chas tur­bu­len­cia y vicisitudes, re­cuer­da que la meta es cor­ta, pero el camino es lar­go, (365 días), con ca­lor, sol, llu­via, frío, con o sin di­ne­ro, tra­ba­jo o desempleado, tris­te, ale­gres, con­fron­ta­cio­nes, jun­to, se­pa­ra­do, di­vor­cia­do, enamo­ra­do, en fin ese es el año y la vida de los que sobreviven. Je­sús dijo: “¿por­que es ne­ce­sa­rio que ven­gan tro­pie­zos?.” (Ma­teo 18:7).

¡Le­ván­ta­te!, haz que Dios son­ría al ver tu es­fuer­zo y de­ter­mi­na­ción de ha­cer las co­sas me­jo­res en este año. Que Dios al ver tu co­ra­zón vea el co­ra­zón de una per­so­na que acep­ta sus erro­res, mira el presente y futuro al lado de tu prójimo dis­pues­to to­tal­men­te a me­jo­rar. En­ton­ces, Dios se ale­gra­rá y tú estarás satisfecho de tu acción y misión cumplida.

Re­cuer­den que un bar­co que se en­cuen­tra en al­ta­mar para que no nau­fra­gue, sus ma­ri­ne­ros de­ben tra­ba­jar en equi­po, (fa­mi­lia, es­po­sos, no­vios, hijos empre­sa, país, etc.) Ese “(bar­co)” es el pla­ne­ta en el que ha­bi­ta­mos los se­res hu­ma­nos, y por con­si­guien­te so­mos los úni­cos res­pon­sa­bles de que siga “a flo­te”. Sien­to que es de esta for­ma como de­be­mos desear­nos fe­liz inicio de Año Nue­vo 2021.

“Aunque hayamos perdido una ilusión, nuevas vendrán a anidar nuestro corazón. ¡Feliz Año Nuevo 2021!”

Dr. Amín Cruz, PhD, diplomático, historiador, educador, periodista,  escritor, presidente del Congreso Mundial de Prensa y presidente del Congreso Mundial de Universidades, residente en New York

(Visited 28 times, 1 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario