“Una Policía Blandengue”

Innegablemente que estamos frente a seres humanos que también son animales pero de otra especie en cuanto a ciertas conductas me refiero a la delincuencia criminal asesina que se ha desatado en todo el territorio nacional que no respeta ni credo, ni profesión ni rangos militares, en una palabra nos están convirtiendo las calles en un cementerio nacional. La delincuencia comenzó como todas, de menor a mayor y gradualmente se ha formado una espiral que parece no tener fin y donde ya tenemos barrios virtualmente convertido en gueto de criminales donde lo que impera es la violencia y las drogas comportándose como si fueran bestias, mientras tenemos una policía que ya ha sido desbordada por criminales agresivos, deshumanizados y asesinos, sembrando por doquier el terror y la inseguridad pues nadie y mucho menos una minoría puedan imponernos a nosotros los que somos mayoría el terror para vivir como eunucoides sobrecogido del miedo.
Este problema de la criminalidad requiere una respuesta contundente letal en todos los órdenes, de una policía de manos de hierro, no de una policía de trapo blandengue, estoy totalmente de acuerdo con una policía fuerte que actué con manos duras, sin contemplación contra aquellos que cometen crímenes abominables en contra de cualquier ciudadano, estos psicópatas criminales desquiciados no se merecen estar vivos y el sitio mejor para estos miserables descarnados es el cementerio y no la cárcel, y esto debe entenderlo muy bien la policía o acaso no los están asesinando a ustedes mismos estos hijos del demonio, que sería honrarlo matándolo como se lo merecen, porque para semejante engendro no puede haber derechos humanos, porque ellos no tienen clemencia ni piedad con sus víctimas.
Es hora que nuestra policía deje de ser una institución de trapo y tome conciencia de esta situación de violencia que corroe la sociedad y aprenda a defenderse de quienes han hecho del crimen una forma de vida en perjuicio del ser humano.
Cabe señalar que esta ola de delincuencia criminal de estos antisociales no se le puede combatir con manos de ceda, hay que combatirlo de la misma manera que ellos actúan. Pues la dignidad humana, hoy está en peligro, por causas de estos grupos de cobardes criminales que no se le debe tener piedad, y por lo tanto tienen que ser eliminados sin contemplación, pues estas lacras inmundas atacaron como bestia deshumanizadas al mayor de la policía Domingo García Sugilio, para despojarlo de su arma de reglamento quien hoy está luchando por su vida después de haber sido herido de suma gravedad se encuentra en estado crítico este anegado soldado de la patria que honra su uniforme y nuestra policía nacional.
Hoy ante la barbaries de este horrendo hecho cometida por estos criminales contra el mayor Domingo García, me trae a la memoria a mi compadre Mayor General José Ernesto Cruz Brea a mi recordado y bien ponderado amigo el Mayor General Neit Rafael Nivar Seijas, el Coronel Ursino Guzmán Liriano, el Mayor General Enrique Pérez y Pérez el Mayor Almonte y el Mayor Stelyn Vásquez, estos anegados hombres de armas fieles a su institución y a su uniforme, pues con tan solo mencionar el nombre de uno de ellos hacía temblar de miedo esos sociópatas criminales que hoy libremente están sembrando de inseguridad, de cadáveres y terror las calles del país, pues estos hombres de uniforme eran temidos por estos delincuentes criminales, a los que eliminaban y mantenían a raya a estos antisociales, pues me dio mucha pena cuando nuestra anegada policía agarraron con vida a estos difuntos confesos asesinos, como fueron Luis Alexander Lamber (alias La Falacia), a Luisa María Elías García, y muerto Osmil Eduardo García (alias Tiki Tiki) que fue bien muerto, pero mientras estos antisociales respiran vivos, el Mayor Domingo García Sigilio, lucha por su vida por vivir, mientras ellos sus verdugos asesinos están vivitos, por lo tanto estos no pueden seguir respirando oxígeno. Espero que la policía opere un cambio radical en contra de aquellos delincuentes que lo están asesinando a mansalva en la calle.
Pues yo quiero una policía de hierro, como era en el pasado, no de blandengue cuando en esa institución hay muchos oficiales que no le tiembla pulso para aplicar mano dura contra la delincuencia de antisociales que azotan el país, pues yo apoyo todas las medidas que lleve a cabo la institución en contra del crimen.

(Visited 1.541 times, 1 visits today)

Deja un comentario