‘’EL CAMBIO’’

¿Qué es un cambio político?

Un cambio es la sustitución de un orden político de un sistema social que no es compatibles con el ser  humano, porque le restringe los estados de derechos y libertad económica, por lo tanto, ese cambio que fue utilizado como eslogan político de campaña electoral, no significa un cambio porque no se sustenta en ninguna base ideológica para que pueda producir un verdadero cambio del sistema imperante actual.

Muy bien podríamos señalar que un verdadero cambio, denota la acción o transición de un orden político a otro diferente, pues no se establece un cambio, cuando se cambia a un hombre por otro hombre, eso no constituye un cambio; un cambio representa la sustitución de una articulación conceptual adquirida por un pensamiento basado en una ideología, no en los intereses de un grupo de retrogradas capitalista de empresarios aristócratas conservadores como el que conforma éste mal llamado gobierno del cambio.

Lo digo y lo voy a repetir siempre los cambios reales no se producen con votos electorales cada cuatro años. Los verdaderos cambios se hacen con la fuerza y la decisión de los pueblos, cuando estos tienen conciencias de su situación  y están dispuesto a santificar su tierra con su sangre y sacrificio, para que germine el árbol que le dará el fruto de su libertad.

Cuando el hombre pierde el tiempo en el transcurrir que le marca la historia está sentenciado a perecer de inanición, porque no tuvo valor y coraje para defender sus derechos conculcados contra aquellos que siempre lo han sometidos a un calvario cruel de explotación y miseria, hoy siguen sus viacrucis, con este gobierno de barbaros como el mal llamado cambio compuesto como una especie de alca de alianzas la que hacen creer que parezca un cambio político, ¡mientras! Todo sigue igual, un cambio no se puede realizar de forma pacífica, los cambios son violentos siempre, con la participación de las masas populares del pueblo.

El llamado cambio a sumido al país en la violencia en un de control total, la sociedad está arropada por un desorden donde nadie respeta nada, la inseguridad y el caos campean como algo apocalíptico endemoniado de un gobierno infernal que respira por sus poros, odios, persecución y venganza, mientras el nepotismo y la corrupción están brotando a borbotones en el llamado cambio, donde se venden los cargos, como vendieron cual mercado persa las raídas túnica del Cristo Sacrificado en la Cruz, por los hordas de los barbaros romanos; ahora a la nación le ha caído encima como una maldición este gobierno del cambio empresarial que es peor que las siete plagas enviadas por Moisés al pueblo de Egipto.

De nuevo el nepotismo, la corrupción, cuelga sobre la frente de la Patria como una corona funeraria.

De donde saldrá el fuego del desastre, es de la hoguera que mantienen encendida, en la conciencia de la ciudadanía defraudada, los excesos de este gobierno que está manejando con manos torpes e inmaduras los instrumentos del poder. La descomposición del cambio que impera el hedor en la esfera del gobierno va Asfixiar el país y ponga en pie la conciencia nacional indignada de un coloso dormido que despierte la violencia que es madre de la ruina como lo es la noche de la sombra.

La consigna nacional, pues en esta hora decisiva de nuestra historia, tiene que ser la de combatir el gobierno de este falso cambio en todas sus manifestaciones, para que el pueblo pueda decir de nosotros, lo que decían los discípulos ante el sepulcro de Lázaro: ‘’Maestro, ya hiede, pues este cambio ya hiede’’.  

(Visited 1.520 times, 3 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario