ASPECTOS HISTORICOS DE NUESTRAS REVOLUCIONES. **

Para poder conocer y entender mejor los aspectos históricos en torno a nuestras revoluciones, es precisamente indispensable saber que somos el pueblo de más antigua tradición de lucha militar del Nuevo Continente, que desde el inicio mismo de la conquista, resistió y combatió la presencia hispana, que en un periodo de 50 años extermino a prácticamente toda la población aborigen, lo que no impidió que se mantuviera la rebeldía de otros pobladores de la isla, aun no siendo de origen autóctono.

Por cuanto a que, sobre el primer antecedente de resistencia es el que encabezaron Caonabo y Guarriones, cuando asaltaron, incendiaron y destruyeron el Fuerte de la Navidad, exterminando así y de esa manera su guarnición en los días finales del año 1492  y principios de 1493. A partir de este acontecimiento el poder militar y la violencia del conquistador, aplastó todo intento de rebeldía o resistencia a sus órdenes y deseo, decisión que fue sellada con sangre en la matanza de Jaragua, ejecutada por Nicolás de Ovando. Por consiguiente, es recordado como un extraño designio de la historia que, en medio de aquel bestial infierno  de sangre y fue que Ovando propició en Jaragua, fuera rescatado el niño que se convertiría en el primer comandante invicto de la Isla Española, el Cacique Guarocuya (Enriquillo), salvado por las manos de Diego Velásquez, dejando como legado inmortal lo que sería 200 años después un método de lucha propio de las condiciones materiales, topográficas y ambientales del país, definiendo un perfil militar característico de nuestro pueblo. La Guerra Irregular, llamada luego universalmente Guerra de Guerrillas, Guarocuya demostró desde el inicio de la insurrección, condiciones excepcionales de Jefe Militar, enfrentando a sus enemigos y perseguidores sólo en las condiciones que le eran favorables en el terreno y, sobre todo, en la cantidad de hombres de que disponía, haciendo de la prudencia, astucia y paciencia las bases del método que instintivamente aplicó frente a un enemigo superior en armas, hombres y recursos. Fuentes Consultadas: ¨Ensayos Sobre Sociologías, Augusto Duarte Camilo, págs. 1, ed. 2014, Santo Domingo.¨¨

Sobre hechos acontecidos para este periodo de nuestra historia Patria, es necesario conocer, que el segundo antecedentes en el orden cronológico es el alzamiento masivo, es decir, la revuelta de los esclavos negros, la cual ocurre en 1530, conocida como cimarronaje.

Aquí se evidencia que ya para la mitad del siglo XVI el cimarronaje era frecuente y que había ya palenques o maineles de esclavos en la Isla. Aquí vemos, que ya al final del período de la esclavitud en Santo Domingo, el problema mayor era el del cimarrona je y del auxilio que los negros libertos les podían ofrecer.

Fue en cuanto a este alzamiento histórico, que las generaciones de criollos de la isla, recibieron la experiencia de una forma de lucha irregular propia de nuestra condición material y de las características del terreno accidentado de las regiones  de la isla, propicias para este tipo de lucha. Este aprendizaje dio lugar al enfrentamiento a otros europeos, ingleses, franceses y españoles, siendo un ejemplo formidable la campaña de los criollos de la Hispaniola en los episodios militares de la campaña de 1655 durante el intento de ocupación de la Isla, ordenado por el entonces regente de Inglaterra Oliver Cromwell.

En las inmediaciones, y a mediado del siglo XVII, del conocimiento masivo de lucha, legada por los aborígenes y los cimarrones, dio lugar a un enfrentamiento de los bucaneros franceses instalado en la Isla Tortuga, enfrentándose con unidades móviles de lanceros que actuaban  a pie y a caballo, llamados cincuentones, formados por los criollos españoles, la mayoría mulatos, fueron esas unidades de lanceros nativos los que se enfrentaron a los intentos de Oliver Cromwell, entonces gran Lord protector de Inglaterra de apoderarse de la Isla de la Hispaniola, con el fin de convertirla en una base militar que le permitiera a la burguesía inglesa despojar a España de sus territorios coloniales en el Nuevo Mundo, acontecimiento ocurrido el 13 de abril de 1655 cuando fue enfrentado a una flota de 51 navíos y más de 13,000 hombres desembarcados en las playas de Nizao y Haina, a los cuales se les hizo frente con no más de 1200 hombres, incluido 200 enviados desde Puerto Rico, propinándoles una aplastante derrota al Almirante Penn y Venables, los días del 23 de abril al 4 de mayo de 1655, todo esto con tropas criollas improvisadas de caballería e infantería, formadas la mayor parte por mulatos y blancos nacidos en la colonia. (Fuentes: obra citada, pág. 3).

Los criollos nativos hicieron frente a los ingleses con emboscadas y asaltos nocturnos con tropas traídas de Monte Plata, el Seíbo, Higuey y Santiago. La derrota sufrida por la expedición de Cromwell fue uno de los más vergonzosos desastres que jamás sufrieron las armas británicas, con un salto de más de 1,200 muertos, cientos de heridos, en una batalla donde no hubo prisioneros, lo que evidencia la furia de los criollos en el manejo de las lanzas, las cuales utilizaban antes de esta expedición inglesa, para cazar toros y jabalíes. 

El siglo XVIII es un periodo prácticamente muerto, sin historia militar en nuestro pueblo de luchas relevantes, sin embargo, luego del primer cuarto de siglo se inició el afianzamiento y desarrollo de la vida rural y la formación y consolidación de una conciencia patriótica nacional, siendo la primera expresión objetiva de este proceso, el gritó de Tomasa Cruz, humilde mujer del pueblo que, al conocer del Tratado de Basilea, gritó al pregón por las calles ¨¨Isla mía, Patria mía¨¨, evidenciando un estado de conciencia patriótica que luego se manifestaría en forma activa con el inicio de la lucha contra el gobierno colonial francés encabezado por Ferrand, que culminó el 5 de octubre de 1808 en la Batalla de Palo Hincado, cuando un ejército dirigido por Ciriaco Ramírez, Cristóbal Huber y Salvador Félix y, compuesto por españoles, dominicanos de todas las capas sociales de entonces: blancos, mulatos y negros; hateros, pequeños burgueses, libertos y esclavos, liquido en un fulminante ataque relámpago a la escuadra de la gloriosa armada de Napoleón, que había llegado a la isla bajo el mando de Víctor Manuel Leclerc.

Este ha sido nuestro proceso históricos revolucionario, el cual se inicia con la ocupación por parte de España y luego por Francia, así pasando por otras intervenciones extranjeras como fueron la invasión norteamericana de 1916/1924, y consecuentemente nos siguen la muerte del tirano en 1961, el Golpe de Estado a Juan Bosch, y la otra invasión norteamericana de 1965 para reponer al déspota ilustrado en el poder por doce año Joaquín Balaguer. Y hoy en día esa lucha de liberarnos de los opresores extranjeros sigue en pie.

(Visited 863 times, 4 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario