Centro Eco Ecuestre abre sus puertas de la mano del Centro Dominicano de Hipoterapia, para apoyar a personas con diferentes capacidades que necesitan neurorehabilitación asistida con caballos

Santo Domingo, mayo 2019. Estar en contacto con la naturaleza sana la mente y el espíritu, sin embargo, cuando la naturaleza y la ciencia se unen, el resultado podría ser milagroso. Ejemplo de esto lo experimentan las personas que se someten a tratamientos como la hipoterapia o terapia equina.
Desde el 2015, República Dominicana tiene un lugar en el que profesionales de la salud y amantes de los caballos se unieron para llevar esperanza a muchos niños, niñas, adolescentes y adultos con necesidad de neurorehabilitación. Se trata del Centro Dominicano de Hipoterapia, un lugar en el que los caballos y los expertos en terapia física se conjugan de manera perfecta para llevar alegría a personas con capacidades diferentes: espectro autista, parálisis cerebral, trastorno de conducta, entre otros.
En este centro, dirigido por la veterinaria y atleta de la equitación, Nora Mejía, el factor económico no es un limitante para recibir el tratamiento. A pesar de que las terapias tienen un costo, los pacientes pagan (o no) de acuerdo a sus necesidades, una labor altruista que realiza el equipo con dedicación y orgullo.
Sin embargo, la hipoterapia no es un tratamiento económico, mantener a los caballos y el hábitat en el que se desenvuelven representa un costo importante, además de los salarios del personal terapéutico y de mantenimiento. Es por esta razón que la fundación abrió un espacio para la práctica y enseñanza de la equitación a niños y adultos, con el objetivo de poder financiar los gastos: el Centro Eco Ecuestre.
Es así como un vasto y natural espacio, en Cuesta Hermosa, Arroyo Hondo, se convierte en un lugar en el que conviven quienes necesitan ayuda y quienes quieren ayudar. El Centro Eco Ecuestre, tiene una única misión y es “enseñar a cabalgar con un propósito”, y todo el lucro que recibe es destinado al centro de hipoterapia.
“EL Centro Eco Ecuestre significa la posibilidad de continuidad a través del tiempo del Centro de Hipoterapia, porque gracias a los fondos generados por el Centro Ecuestre, la fundación puede llegar a más niños. El propósito del Centro Eco Ecuestre es que los niños dominicanos se sigan beneficiendo con las terapias equinas”, asegura Nora Mejía, directora del Centro Eco Ecuestre y del Centro Dominicano de Hipoterapia.
Son muchas las voluntades que se suman a cabalgar con un propósito. Fundación Body Shop, y muchos otros particulares, forman parte de la ardua labor que el centro realiza diariamente, y que ha ayudado a más de 200 pacientes en los últimos cuatro años.
Sin embargo, gran parte del crédito de las sonrisas que se dibujan en los rostros de quienes reciben la atención, es de aquellos que con su instinto e inteligencia se convierten en coterapeutas. Se trata de Conway, Fandango, La Roja y Miranda, los caballos y yeguas que curan cabalgando, y que han sido entrenados para que con paciencia y experiencia ayuden a tratar discapacidades que pueden ser congénitas o adquiridas.

Más sobre Centro Eco Ecuestre
El Centro Eco Ecuestre es un espacio para aprender y practicar la equitación, con el propósito adicional de ayudar a quienes necesitan neurorehabilitación, debido a que el lucro del centro es destinado, en su totalidad, al Centro Dominicano de Hipoterapia.
EL Centro Eco Ecuestre está ubicado en Cuesta Hermosa II, Arroyo Hondo, y cuenta con horarios de clases y entrenamiento para niños, jóvenes y adultos.
Para mayor información se puede comunicar al teléfono 809- 9751641 o visitar la cuenta de Instagram @ecoecuestre.

Más sobre Centro Dominicano de Hipoterapia
La Fundación es una organización mixta y sin fines de lucro que se dedica a la rehabilitación integral de personas, especialmente niños y niñas con diversidad funcional a través del uso de animales entrenados, especialmente caballos. La diversidad funcional incluye: incapacidad motriz de origen cerebral,  trastornos generalizados del desarrollo, síndrome de Down, stress postraumático,  accidentes cerebro vasculares, antes derrames cerebrales, esclerosis múltiple, retardo mental, entre otros. Esta intervención beneficia a los usuarios en el aspecto físico, biomecánico, síquico, mental, sensorial, comportamental y social, lo que propicia su integración en la sociedad.


(Visited 171 times, 1 visits today)

Deja un comentario