La Oposición Política.- (2do. Programa).

POR: JOHNNY TEJADA.

Recientemente, la sociedad dominicana, asistió a su acostumbrado torneo electoral, por
medio del cual, fueron electas nuevas autoridades, en el orden presidencial y, vice-
presidencial, con miras a gobernar los destinos de nuestra nación, por espacio de cuatro (4)
años, contados a partir del próximo 16/8/2020.
A propósito del nuevo gobierno, recién electo, se formulan interrogantes, relativas a los planes
del mismo, en el orden de lo que habrá de llevar a cabo, a nivel nacional, en el orden político,
social, económico, etc.
La cuestión en el orden de lo antes dicho, específicamente, respecto de lo que debería de ser
el papel de las diferentes fuerzas políticas de la nación, en especial, los partidos políticos de
oposición, así como los movimientos y, agrupaciones de ese tipo, en la medida en que
consideren, que tanto las promesas hechas en campaña, como la búsqueda de solución a
aquellos problemas que se susciten sobre la marcha, no fueren enfrentadas con la
determinación que corresponde, supone preguntarnos, cómo habrá de expresarse?
La respuesta, obviamente, no la vamos a encontrar en las esferas del gobierno, sino en los
grupos sociales organizados, así como en aquellos partidos políticos de la oposición, que de
seguro y, tomando en consideración, la naturaleza de los reclamos de las mayorías nacionales,
tendrán que decirles al país, si se quedarán, en simples denuncias, como ha sucedido durante
años en nuestro país, o si decidirán ir algo más allá, con miras a lograr, que los nuevos
inquilinos del palacio, obtemperen por el cumplimiento de sus reclamos.
Lo ideal, es que las diferentes fuerzas opositoras al gobierno, fuere éste o cualquier otro, es
que lleven a cabo, una oposición constructiva, capaz de reconocer, las buenas ejecutorias del
gobierno de turno, como de exigirle con firmeza y, determinación, el cumplimiento de los
diferentes reclamos, que las mayorías nacionales, históricamente hablando han estado a la
espera de que se les cumpla, tomando en consideración, en ese último sentido, la necesidad
de presentar propuestas, que estén a la altura de lo que se reclama, para que de esa forma, no
quedemos en las simples denuncias, con las que tradicionalmente se han manejado los
partidos que están fuera de la esfera del gobierno.
El último eslabón, en relación al esquema opositor, es el de recurrir a las calles, en la medida
en que hechas las denuncias y, presentadas las propuestas de lo que se aspira, el gobierno de
turno, no obtempera por satisfacerlas, llegados a ese nivel, podríamos estar hablando de una
oposición considerable como racional, lo que le generaría la fortaleza política, que una
organización partidaria podría necesitar, para engrandecerse y, finalmente lograr el objetivo al
que todo partido aspira, que es el de la toma del poder político y, desde allí llevar a cabo, los
planes y proyectos que su orientación ideológica le permitiera articular.

(Visited 39 times, 39 visits today)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario